Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

Essbio prevé inversiones por sobre los $242.000 millones en tres regiones

  • Gerente general de la firma, Cristian Vergara, detalló que para 2023 se destinarán $73.166 millones.

 

No ha sido un año positivo para el país en el plano económico. Sin embargo, efectos como la sequía, escasez hídrica y crecimiento poblacional llevan a algunas empresas a invertir bajo el alero de la sostenibilidad. 

En ese contexto, el gerente general de Essbio, Cristian Vergara, comentó a Tradenews.cl que definieron un plan de inversiones con anticipación y con una mirada de largo plazo. “Nuestra estrategia al 2025, aterriza los desafíos, riesgos y oportunidades que presenta el actual y futuro entorno para la empresa. Sobre esa base, hemos definido focos, entre ellos, comunidades, medioambiente y sostenibilidad del servicio con planes y obras que buscan asegurar un servicio de calidad y contribuir al de nuestros entornos”, indicó.

En este contexto, adelantó que para el quinquenio invertirán en las regiones de O'Higgins, Ñuble y Biobío más de $242.000 millones que se materializarán en 536 proyectos. De ese total, más de $75.2000 millones están contemplados para este año para enfrentar el cambio climático y el crecimiento, con un plan de desarrollo que avanza a paso firme, con un 67% de avance a septiembre.

-Relativo a lo mismo, ¿qué inversiones tienen proyectadas para 2023?

-Tenemos proyectado invertir durante el próximo año $73.166 millones. Uno de los focos está en acompañar el crecimiento de las ciudades, anticipándonos a un aumento de la demanda, para lo cual hemos destinado $35.236 millones del total antes mencionado. Esto contempla incrementar capacidades en de tratamiento de aguas servidas en diversas comunas, así como también la de una nueva planta de agua potable en Coronel, con una inversión que en 2023 superará los $1.000 millones. A ello se suma la renovación de un colector de gran envergadura en la zona céntrica de Concepción. También tenemos contemplado la construcción de un estanque norte y nororiente en Chillán (Región de Ñuble), con una capacidad total que supera los 5.200 m3, que se suman al sistema de distribución, y en O´Higgins, cinco nuevos estanques.

-¿Qué otras obras tienen en carpeta, pensando en el desarrollo de las regiones?

-Con el fin de enfrentar la sequía estructural y que cada vez está más presente en las regiones del centro sur, tenemos una serie de obras que hemos iniciado este año y proyectos a ejecutar en 2023. En Biobío, por ejemplo, está la finalización de la interconexión Quillón Florida, que beneficia a más de 20 mil personas y considera obras como la instalación de una tubería de 24 km, que fue construida en tiempo récord, una planta de producción de agua potable, y una nueva captación de agua, con una inversión que supera los $7.000 millones. En Ñuble tenemos la construcción del embalse Lonquén-Ninhue, con una capacidad de 40 mil m3 y en O'Higgins estamos con la una solución integral (en Rancagua-Machalí), que implica la construcción de 5 nuevos sondajes de una batería de 23 pozos, entre otras acciones. Además, en línea con nuestro objetivo de avanzar hacia una industria 4.0 con digitalización y automatización de procesos, este año instalamos en nuestras redes de agua potable y aguas servidas más de 400 instrumentos de monitoreo en línea con una inversión de más de $3.700 millones.

-Con todo lo expuesto, ¿habrá un aumento de las inversiones en 2023 respecto a 2022?

-Para este año hemos alcanzado el máximo nivel de inversiones de la compañía y para 2023 lo mantendremos, con una inversión de $73.166 millones, enfocándonos en contrarrestar los efectos del cambio climático, la sequía estructural y acompañar el crecimiento de las ciudades. Se trata de inversiones relevantes que implican un incremento de más de 100% respecto de lo invertido hace cinco años.

-Dado el escenario de escasez hídrica, ¿qué ha hecho Essbio para cuidar o ahorrar en el uso del agua?

-Enfrentar el cambio climático, asegurando la continuidad del servicio, es un pilar fundamental en nuestra gestión. Por ello, junto con las inversiones también desarrollamos de manera permanente campañas de sensibilización de consumo responsable, fondos concursables y acciones que buscan promover el uso eficiente del recurso. Contamos con programas de educación ambiental como la Ecobrigada, que incentiva a los a practicar el cuidado del agua a través de talleres didácticos. También hemos creado una iniciativa pionera como los Consejos Ciudadanos que, a través de un trabajo colectivo, colaborativo y sistemático entre organizaciones de la sociedad civil y distintas entidades, buscamos que se promuevan soluciones en torno a la gestión sostenible del recurso hídrico. Al alero de estos Consejos hemos impulsado acciones como un potabilizador móvil para zonas rurales dispersas de Ñuble, que permite potabilizar 2 mil litros por hora; una red de protección de humedales, cuerpo de agua fundamental que es necesario cuidar y preservar; un diplomado del agua en coordinación con el Crhiam (Centro de Recursos Hídricos para la Agricultura y Minería)  para dirigentes vecinales de las regiones donde operamos sobre cambio climático y la relevancia de nuestros procesos.

 

-¿Cómo se viene el escenario hídrico este verano y el 2023?, ¿en Biobío habría problemas de racionamiento?

-Si bien las lluvias de este año han sido una buena noticia, esto no cambia la condición de sequía estructural que nos afecta, por lo que debemos seguir trabajando en la gestión eficiente del recurso y que todos tomemos conciencia sobre la importancia del cuidado del agua. La anticipación de las inversiones nos ha permitido garantizar la continuidad del servicio. Gracias a ello, no hemos tenido eventos de racionamiento ni prevemos riesgos en el corto plazo. En sequía y resiliencia hemos destinado $18.906 millones para este 2022 en las regiones donde operamos, con proyectos claves para la Región del Biobío como la Interconexión Quillón- Florida. 

-La pandemia trajo muchos problemas económicos para las familias. En ese aspecto, ¿en qué situación se encuentran las reprogramaciones de deuda por parte de dado el escenario de pandemia? ¿Tienen mucha morosidad pese a repactaciones y subsidios?

-Hemos implementado diversas soluciones comerciales que entregan mayor flexibilidad, descuentos y convenios con planes segmentados adaptables a la realidad económica de cada familia. A la fecha, alrededor de 49.427 clientes —aproximadamente 8,4% del total— registran más de 4 saldos impagos. La deuda total en este tramo suma $20.979 millones, subiendo más de $10.512 millones desde febrero de 2020. A pesar del incremento de la deuda, hemos mantenido nuestro plan de inversiones y gastos necesarios para la operación.  A su vez, es relevante considerar que este es un modelo de autofinanciamiento que necesitamos que funcione y, por lo mismo, siempre hemos estado disponibles y, seguiremos estándolo, para ayudar a las familias a regularizar su deuda y garantizar así que el modelo siga funcionando.

Anticiparse

Cristian Vergara agregó el plan de inversión busca -entre otros aspectos- anticiparse al crecimiento de la demanda y aportar al desarrollo de ciudades, contemplando el robustecimiento de la infraestructura y servicio. Junto con ello dijo que se han preocupado de responder a las necesidades actuales con un plan de acción para que comunidades vulnerables tengan acceso universal al agua y saneamiento.

En ese contexto, señaló que: “acabamos de firmar un convenio con el Gobierno Regional Biobío que busca contribuir al desarrollo de iniciativas que brinden acceso a agua potable y a recolección y tratamiento de aguas servidas a servicios sanitarios rurales (SSR) y a sectores tanto dentro como fuera de nuestro territorio operacional”.

Con este acuerdo, en los próximos 3 años, se proyecta materializar una cartera de al menos 60 proyectos en la Región del Biobío, que beneficiarán a cerca de 3 mil familias. En esta misma línea, están ad portas de finalizar las obras de interconexión de redes de agua potable del servicio sanitario rural de Coliumo.