Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

“No ha lugar”, dijo la Crubc a 32 familias lafkenches que pedían más de 600 mil ha. de borde costero

La Comisión de Uso de Borde Costero de Aysén rechazó las dos solicitudes de Espacios Costeros Marinos de Pueblos Originarios (Ecmpo), tras una tramitación de 7 años.

“Los salmoneros somos respetuosos de las comunidades y sus costumbres, pudiendo coexistir con múltiples actividades. Tal como señalaron los diferentes integrantes de la Comisión, es necesario que existan que fomenten la convivencia de los diferentes actores y usos del espacio marítimo”.

Así lo señaló el general de la compañía pesquera Blumar S.A., Gerardo Balbontín, después de conocer la decisión de la Comisión de Uso de Borde Costero (Crubc) de Aysén que rechazó las dos solicitudes de Espacios Costeros Marinos de Pueblos Originarios (Ecmpo), que demandaban la entrega de 621.217 hectáreas de mar a administración de comunidades indígenas, en el marco de la Ley Lafkenche.

En la zona austral, a través de su filial Blumar Salmones, la compañía cuenta con 41 concesiones de las cuales 29 se ubican en el polígono en cuestión, lo que representa el 70% de las concesiones de la empresa del Biobío en Aysén, donde produce unas 20 mil toneladas anuales de salmón atlántico,  actividad que genera 250 empleos directos.

EXTENSA SESIÓN

La de ayer fue una extensa sesión que se extendió por más de 4 horas en la sede del gobierno regional de Aysén, donde la Comisión integrada por 36 miembros se pronunció respecto de las dos solicitudes de Ecmpo “Cisnes” e “Isla Huichas”, cuya tramitación tomó 7 años.

Primero, desestimó el requerimiento de la comunidad Pu Wapi de la comuna de Guaitecas, que componen 23 familias que suman 27 personas, que pedía la Ecmpo Cisnes por una superficie de 227.272 hectáreas. Obtuvo 32 votos en contra y sólo dos a favor. 

Similar destino tuvo la solicitud del Ecmpo Islas Huinchas, que abarca una superficie total de 393.945 hectáreas requeridas por la Comunidad Antunen Rain, conformada por 9 familias que suman 11 personas. Logró 29 votos en contra, dos a favor, dos a favor con modificación y una abstención.

La votación generó alta expectación, ya que diversos empresariales y sectores económicos, en especial los vinculados a la salmonicultura, alertaban de un eventual riesgo para la industria en caso de que las solicitudes fuesen aprobadas.  Y, por ello es que la sesión fue seguida en vivo por sindicatos y trabajadores de la pesca, quienes aplaudieron y celebraron cada uno de los votos en contra de los requerimientos de las comunidades.

DESPROPORCIONADO

Agregaron que la entrega de esa gran cantidad de hectáreas resultaba «desproporcionado» en relación a la cantidad de personas que componen las comunidades, según consignó Emol.com 

Las solicitudes comprendían el área donde hoy se ubican más de 300 concesiones acuícolas, que representan el 45% de la nacional de engorda de salmones. 

El gerente general de Blumar S.A. sostuvo finalmente, que “se deben tomar los aprendizajes que dejaron los 7 años de tramitación de estas solicitudes para que la Lafkenche se revise, acotando sus plazos y buscando mecanismos para que la misma no sea utilizada con el fin de paralizar otras actividades o beneficiar a grupos reducidos de personas por sobre el resto de los chilenos», cerró Gerardo Balbontín Fox.