Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

La apuesta ferroviaria del Biobío

  • Carlos Cruz Director Ejecutivo del Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI)

 

El colapso del puente en Concepción visibiliza nuevamente el importante rol que juega el ferrocarril en el transporte en la : se ha dificultado el envío de carga al Puerto de , mientras que los pasajeros han debido movilizarse en buses. Se trata de fallas en la que no son deseables. Las empresas que prestan este servicio tienen una responsabilidad respecto de la calidad de la infraestructura, por lo que deben destinar ingeniería y para prever estos colapsos.

Con todo, siempre podrá haber situaciones anómalas que afecten la continuidad de los servicios, lo que hay que abordar de forma urgente. Esto es especialmente relevante en una región, en la que el ferrocarril es fundamental, no sólo para el transporte de personas, sino que también para grandes volúmenes de carga. Así, se espera que a nivel local se pongan en marcha varias iniciativas con “vocación ferroviaria”, que demandarán un soporte logístico integral para poder desenvolverse competitivamente. Esto es válido tanto para la cadena de suministros como para el envío de productos a los puertos. 

El Biobío está en condiciones de generar cargas que casi duplican lo que se ha transportado a través de este modo en los últimos años. Sin embargo, para que esto sea posible es necesario contar con la seguridad de que la calidad de las vías soportará el aumento de la demanda. Por eso, la señal del puente ferroviario es preocupante. Por su parte, EFE deberá contar con la disposición de los porteadores (concesionarios del transporte de carga), los que deben sumarse a este esfuerzo con nuevos equipos y tecnologías, inversiones que sólo se amortizan en el largo plazo.

Otro actor relevante son las compañías que generan la carga, los que requieren la seguridad de que sus productos llegarán a los puertos. Para ello, tienen que contar con la certeza mínima de que el modo será funcional a sus objetivos. Si no lo perciben así, optarán por medios como el camión o el cabotaje, los que difícilmente abandonarán. 

Aprovechar esta oportunidad que tiene la carga ferroviaria debería ser, principalmente, responsabilidad de EFE. Sin embargo, las exigencias impuestas a las empresas del Estado no siempre le permiten tomar ventajas ante este escenario.

Como CPI  pensamos que, se deben adoptar medidas para aprovechar el potencial que se vislumbra en cuanto al ferrocarril. La búsqueda de soluciones concretas debería recaer en el Ministerio de Transportes, como autoridad sectorial y en la Gobernación, como institución responsable de los servicios logísticos. Tenemos la convicción de que, si se trabaja decididamente para generar una cooperación activa entre EFE, los porteadores y los generadores, se podrá romper el estancamiento observado en el transporte de carga ferroviaria. De no hacerlo, además del impacto que esto traería en la economía, existe un alto riesgo de colapso de la red vial.