Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

Colbún: Primera generadora con certificado azul por gestión sostenible del agua

  • La certificación distingue a empresas que han implementado acciones para una gestión integral del agua, en procesos productivos y de servicios, buscando contribuir a la seguridad hídrica del país. 

 

Ayer se realizó la primera ceremonia de entrega de Certificado Azul en Chile, instrumento voluntario mediante el cual las pueden implementar acciones concretas de resiliencia para enfrentar los efectos adversos provocados por el cambio climático. Si bien el Certificado Azul se lanzó en Perú -país piloto en - en 2015, en Chile comenzó a implementarse recién en 2021, impulsado por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático de Corfo y Fundación Chile.  

De las 27 compañías que participaron de la primera postulación, finalmente fueron seis las que obtuvieron la certificación, todas nivel 1, correspondiente a la medición de su huella de agua, siendo Colbún la primera empresa generadora en alcanzar esta certificación.

En el caso de Colbún el reconocimiento se produjo por la medición de la huella del agua realizada en la central termoeléctrica Los Pinos, ubicada en la Región del Biobío. El proceso implicó alrededor de ocho meses de trabajo en los cuales se midió y verificó la huella total del agua; es decir, de usos directo e indirecto. Además, contó con una fase de auditoría externa. El trabajo realizado permitió identificar puntos críticos y acciones para reducir el uso del agua.

Respecto al reconocimiento, Ximena Ruz, directora ejecutiva de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, señaló que “este Acuerdo de Producción Limpia hace que las empresas avancen en una gestión hídrica eficiente, midiendo su huella de agua a través de la metodología ISO 14046, además de ir avanzando en incorporar a la comunidad, al territorio cuenca con una visión de valor compartido. Hoy estamos destacando a Colbún por haber cumplido su primera fase y esperamos seguir trabajando juntos para alcanzar niveles superiores”.

Por su parte, María Alejandra Álvarez, Gerente de Gestión de Recursos Hídricos de Colbún, comentó: “Nuestro país enfrenta hoy importantes desafíos en términos de una gestión sostenible del agua. La urgencia climática y la escasez del recurso exigen que actuemos en forma colaborativa y creativa. El Certificado Azul se presenta como una herramienta para abordar este contexto. Como empresa estamos felices y valoramos mucho la certificación recibida hoy y es un incentivo que nos anima a extender iniciativas como ésta a otras de nuestras centrales”.

Por su parte Óscar Montaño, Jefe de Central Los Pinos, sostuvo: “Postularse a este Acuerdo de Producción Limpia Certificado Azul parecía una tarea tremenda. Pero, luego de tanto esfuerzo, tiempo y dedicación, obtenerlo es una caricia al alma que nos motiva a seguir. Y, así a través de nosotros (C Los Pinos), transmitir esa motivación y convencimiento de que todo con trabajo en equipo, compromiso y pasión se puede conseguir”.

En cuanto a los próximos pasos de Colbún en la materia, María Alejandra Álvarez sostuvo: “Seguiremos trabajando en esta línea (…) y así seguir avanzando en los próximos niveles que incluyen iniciativas de reducción interna y de generación de valor compartido en el territorio”.

 

Sobre el Certificado Azul: 

  • Es un acuerdo voluntario público privado que se gesta en el marco del proyecto SuizAgua.
  • En Chile, es un Acuerdo de Producción Limpia (APL) impulsado por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático junto a la Fundación Chile. 
  • En este acuerdo voluntario participan: Ministerio del Medio Ambiente, Superintendencia de Medio Ambiente, Dirección General de Aguas, , Corfo, , Comisión Nacional de Riego, Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, Chilealimentos, Sofofa, Sociedad Nacional de Agricultura y Sociedad Nacional de Minería.
  • A través de este instrumento, las empresas pueden implementar acciones concretas de resiliencia para enfrentar los efectos adversos provocados por el cambio climático. 
  • El Acuerdo establece que cada empresa debe aplicar la norma internacional ISO 14.046, para la Evaluación de la Huella de Agua, que permite identificar el consumo directo de agua (producción interna), el consumo indirecto (cadena de proveedores) y los posibles efectos de la producción en la salud humana y ecosistemas (indicadores de impacto). 
  • Este instrumento permite identificar los puntos críticos y el diseño de acciones para reducir el uso del agua y su impacto en el territorio.