Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

Monto total de la morosidad en Biobío es de US$ 573 millones

  • De acuerdo con el Informe elaborado por la Facultad de Economía y Negocios de la USS y Equifax, hubo una baja de US$86 millones.

 

La Región del Biobío experimentó en un año una reducción en el monto de morosidad y el número de personas bajo esa condición, aunque Lota sigue siendo la comuna con más gente sin cumplir sus compromisos según reveló el XXXVII Informe de Deuda Morosa, desarrollado por la Universidad San Sebastián y Equifax

El reporte mostró, además, que en el periodo abril-junio 2022 el total de deudores morosos en la zona aumentó un 0,3%, totalizando 362.794 personas. Si se compara con el punto más bajo registrado en septiembre de 2021, esta cifra aumentó en un 1,64%.

Un dato clave es el monto de la morosidad a junio de este año, que fue de US$573 millones, una cifra menor al comparar con el mismo periodo del año pasado, cuando fue de US$678 millones. Sobre la mora promedio, ésta alcanzó $ 1.452.958, también más baja que el 2021, cuando se registró $ 1.686.557.

 

Por comunas

Al dividir por comuna, Concepción figura con US$121 millones, después aparece Los Ángeles con US$82 millones, Talcahuano US$74 millones, San Pedro de la Paz US$45 millones y Coronel con US$36 millones.

Sobre el promedio de deuda sin cumplir, Concepción muestra $1.914.569, San Pedro de la Paz $1.818.941, Chiguayante $1.612.558, Talcahuano $1.489.219 y Cañete con $1.476.228.

Daniela Catalán Ramírez, académica de Facultad de Economía y Negocios de al USS, dijo que de acuerdo a su percepción esto se debe a que las personas han contraído menos deuda, lo cual se puede deber al aumento de las tasas de interés del mercado, expectativas negativas, incertidumbre, así como también, a las mayores restricciones crediticias.  

Agregó que la baja de la deuda en millones de dólares se debería a las mayores restricciones para acceder a créditos por parte de los bancos y la política monetaria contractiva han incidido en que éstos estén prestando menos dinero por el riesgo que significa, así como también que las personas estén adaptando sus deudas a su nivel de ingreso, como aprendizaje que nos trajo la pandemia, sobre todo por el alto nivel de incertidumbre en el país.  

De acuerdo con el informe, un 47% de la población mayor de 18 años de la comuna de Lota está en situación de morosidad, lo que equivale a 15.464 personas, le siguen Talcahuano (38,9%), Los Ángeles (35,4%), Penco (34,8%) y Coronel (32,6%) en cantidad de morosos en relación a su población mayor de edad.

 

 

Al respecto, Luis Felipe Slier Muñoz, director de Ingeniería Comercial de USS Concepción, sostuvo que a nivel regional el porcentaje de morosos llega al 30%, levemente superior al promedio nacional y muy por debajo de los porcentajes que presentan las comunas mencionadas. 

Entre los factores que podrían explicar los niveles de morosidad en esas comunas agregó que están “los créditos hipotecarios, pues el no pago del dividendo inmediatamente genera una alta morosidad, y las tasas de desempleo que son más altas en esas zonas”.

 

Población femenina

En la región, del total de morosos, un 53,3% corresponde a mujeres y un 46,7%, a hombres. En relación con la mora promedio, ésta es muy superior en la población masculina llegando a $1.998.961 versus $937.854 que registran las mujeres.

Por tramos etarios, en el segmento de 30 a 44 años, se elevó la cantidad de morosos en 3.794 personas, la mayor variación al alza. Mientras que en el tramo de 25 a 29 años la cantidad disminuyó en 9.858.  “Esta situación se podría explicar, porque cada vez está más restringido el acceso al crédito, sobre todo por lo contractiva de la política monetaria, cuyo objetivo es frenar los niveles de inflación”, dijo Daniela Catalán.

En general Biobío muestra un buen comportamiento, la pregunta es ¿hasta cuándo podría durar esto, dado el escenario de alta inflación de decrecimiento y estanflación? Al respecto, Daniela Catalán sostuvo que es una pregunta difícil de contestar, sobre todo pensando en la volatilidad de los mercados y lo cambiante del contexto económico. “Según mi proyección el acceso a crédito seguirá disminuyendo, lo que podría influir positivamente en este comportamiento. Lo que no sabemos es cuántas personas que están actualmente con deuda podrían seguir haciendo frente a sus obligaciones financieras, lo que no solo depende de la inflación, sino también de la creación de empleo, reajuste de ingreso, entre otros factores”, cerró.