Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

Sector agrícola podría pedir reorganización ante escenario complejo

Lluvias han generado pérdidas cuantiosas a pymes del sector agropecuario. Por eso afirman que es posible que algunas hagan el trámite.

Los daños generados por las lluvias y las posteriores son de una envergadura que aún no se ha sido calculado del todo. Solo a modo de ejemplo, el presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Antonio Walker, estimó que los daños ocasionados por las intensas precipitaciones han generado pérdidas por al menos el doble de lo anotado en la emergencia de junio. Es decir, en torno a US$600 millones.
Pero en otros sectores las pérdidas son cuantiosas y son muchas las pymes agrícolas que tuvieron daños de envergadura, a tal punto que se les hace complicado seguir. Por ende, las compañías en crisis se podrían acoger a los procedimientos de reorganización o liquidación de la ley 20.720. Con las reformas incorporadas con la ley 21.563 es importante tener un buen diagnóstico de la situación de la empresa antes los nuevos requisitos vigentes desde el 11 de agosto de 2023.


Diego Messen, abogado socio del área de Litigación Corporativa de Moraga & Cía, dijo que “hasta el momento, solo se pueden tener estimaciones aproximadas, ya que la mayor afectación la ha sufrido la pequeña agricultura, donde por sus características, es difícil hacer un catastro exacto de cuántas son las involucradas.”
Si bien el nuevo procedimiento agiliza la reorganización, el experto sostuvo que en general, no debiese haber alteraciones a los procesos que se encuentran tramitando, sin perjuicio que puedan suspenderse los plazos judiciales de los procesos concursales.
Aun así y dado el escenario de catástrofe, manifestó que “el proceso debiera ser el mismo, sin perjuicio de que puedan variar de acuerdo al funcionamiento de los tribunales o a las complejidades de tramitación que pueda existir a propósito de este tipo de estados. Lo anterior, sin perjuicio de existir apoyos económicos a las empresas que se encuentran en zonas declaradas de catástrofes, donde podrían indirectamente influir en la liquidez de la empresa que se está reorganizando, por ejemplo.”
A su vez, Benjamín Jordán, coordinador de la red de Expertosendeudas.cl agregó que, si bien no existe un catastro de empresas, se ha señalado que puede haber pérdidas particulares de agricultores de aproximadamente 50 millones de pesos en pequeñas empresas de agricultura, y en gran escala existen empresas que suspendieron operaciones de cosecha, transporte entre otras en relación a Plantas como por ejemplo las de Arauco y Viveros.
Sumó que el proceso de reorganización “a nuestro juicio no se agiliza, lo que si permite el nuevo procedimiento es dar facilidades a la continuidad de suministro de las empresas y mayor acceso a financiamiento en la reorganización de dinero fresco. En este sentido siempre será preferible en un caso de no retorno de la el procedimiento de liquidación”.
Añadió que esta situación agiliza el proceso, y genera daños graves principalmente al sector de cerezas de exportación a China, que existe exportación a gran escala en general más de mil millones de dólares y que se verían gravemente afectados con este temporal. “En este caso, es difícil que exista recuperación de la y la lana, por lo mismo, se podría pensar en procedimientos de liquidación incluso antes que reorganización en miras a la pérdida total de la . Ahora bien, en los casos de pérdidas parciales menores habría que evaluar una reorganización”, cerró.