Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

Alza de vandalizaciones y daños a la infraestructura ferroviaria complica a EFE Sur

El robo de cables es el problema más complejo desde el punto de vista operacional y económico. 

Un fenómeno que crece año a año está enfrentando EFE SUR con el robo, daños y vandalizaciones en su infraestructura ferroviaria y material rodante y, cuyo efecto, además de los costos económicos, es la afectación de la operatividad de los servicios y la interacción con el entorno.

Así lo detalló Nelson Hernández Roldán, gerente general de EFE Sur, quien reveló los resultados de un catastro realizado por la empresa que da cuenta de daños intencionales en las barreras automáticas de los cruces ferroviarios, robo de cables de diverso uso, y de equipamiento como luminarias.

El ejecutivo explicó que durante el año pasado hubo 554 eventos de vandalismo en los sistemas automatizados de los cruces vehiculares. “Eso significa casi dos casos diarios que inhabilitan o dañan la funcionalidad de los cruces ferroviarios, afectando su operatividad y el tránsito vehicular”, dijo.  Esto implicaron un costo cercano a los $167 millones.

En lo que va de este año, ya se contabilizan 150 casos de vandalismo en barreras de cruces ferroviarios. “Nosotros contabilizamos cuando un conductor intenta sortear las barreras cuando estas están abajo y las estropea o deliberadamente son chocadas, pero también cuando los mecanismos de estos sistemas son violados buscando robar piezas o partes metálicas de ellos y terminan inutilizadas”, afirmó el gerente de la estatal ferroviaria.

A lo anterior suma el hurto de las rejas metálicas de confinamiento de las vías del tren, ya que el año pasado fueron robados más de 179 paños de malla. Esto equivale a más de 500 metros de zonas de protección ferroviaria que quedan abiertas con un evidente riesgo para las personas, animales y para la operación ferroviaria.

Sin embargo, precisa, “el problema más complejo desde el punto de vista económico y operacional para nuestra empresa es el robo de diversos tipos de cables, que valorizamos en $330 millones solo durante 2023. Este tipo de delito deja a sectores sin suministro eléctrico lo que afecta a los automotores, señalizaciones y diversos mecanismos de control y seguridad del tráfico ferroviario. Pero hemos tomado diversas medidas que nos han permitido minimizar el riesgo durante este año”, apuntó Nelson Hernández Roldán.

Entre las medidas implementadas están sistemas de monitoreo remoto, coordinación con equipos de fiscalización del Ministerio de Transportes y la presentación de acciones judiciales para perseguir las responsabilidades civiles y penales contra quienes vandalicen o roben infraestructura ferroviaria.

A los daños provocados se agregan grafitis en carros del Biotren, vandalismo en estaciones y otros robos, que sumaron más de $520 millones en 2023. 

Finalmente, el gerente general de EFE Sur llamó a la población a denunciar si es testigo de comportamientos como los descritos.