Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

¿Es el momento para un nuevo pacto fiscal?

Matías Pascuali Tello
Director, Centro de Derecho Regulatorio y Empresa, Facultad de Derecho Universidad del Desarrollo

El día 5 de Julio, el ministro Marcel se reunió con la CPC y planteó 36 medidas para aumentar el crecimiento, inversión y productividad, a estas medidas se les ha denominado como un nuevo “pacto fiscal”. Cabe hacerse la pregunta, ¿es esto lo que debiera ser un gran “pacto fiscal”?
Si hacemos una revisión de estas medidas vemos que son medidas tendientes a impulsar la inversión, incrementar la productividad, reducción de la informalidad entre otras, medidas muy importantes, pero ¿son las medidas que debe contener un gran pacto fiscal?
Cuando hablamos de pacto fiscal, al menos a mí se me viene a la cabeza un gran acuerdo nacional tendiente a establecer un nuevo compromiso tributario entre todos los integrantes de la sociedad, esto creemos se logra con el establecimiento de un nuevo sistema tributario, moderno y útil para los nuevos tiempos, que busque mantenerse en el tiempo sin grandes cambios. Sin embargo, la discusión se da sobre medidas que, si bien son muy relevantes, no constituyen un gran pacto sistémico fiscal.
Uno de los grandes problemas de nuestro sistema fiscal es que se ha ido formando en base a múltiples reformas, cada gobierno que asume propone una gran reforma tributaria, lo que genera problemas de seguridad jurídica.
Es por lo anterior que los actores económicos y políticos han estado hablando de la necesidad de un gran pacto tributario, pacto que a mi entender debiera versar sobre temas tales como si necesitamos un sistema integrado o si establecemos impuestos al consumo o impuestos al patrimonio; sin embargo, las medidas que se han planteado en este “pacto fiscal” son medidas que parchan un sistema ya muy parchado cojo y deficiente, que claramente puede mejorar con estas medidas, pero sigue siendo el mismo sistema.
Es por esto que creo que la discusión esta un poco fuera de foco, ya que no estamos discutiendo sobre un sistema tributario que busque recaudar con seguridad jurídica y económica para recibir a la inversión y generar desarrollo.
Muchos países han iniciado procesos de discusión nacional tendientes a establecer una estructura tributaria para el futuro, esto requiere la participación de todos los sectores, del gobierno, oposición, empresarios, trabajadores y académicos, un nuevo pacto fiscal debe durar muchos años, sin embargo, lo que veo es una reforma tendiente para obtener recursos al corto plazo para financiar promesas de campaña, eso no es un pacto fiscal.
Hemos escuchado a algunos políticos, incluso ministros, decir que necesitamos un pacto fiscal para financiar la sala cuna universal o la PGU, esto es engañar a la opinión pública, ellos no buscan un pacto fiscal buscan financiar promesas de campaña pensadas sin su correspondiente financiamiento.
Lo anterior es deshonesto ya que ellos no buscan un pacto fiscal, sino que aumentar la recaudación, tratan de esconder una nueva reforma tributaria con el pomposo nombre de pacto fiscal, para que, de no aprobarse, justificar el no cumplimiento de sus promesas en el sector contrario.
Es por esto que creo que hay que sincerar la discusión al pan pan, al vino vino, si quieren una reforma que recaude más, díganlo!, pero no lo disfracen de pacto fiscal, ya que juegan con una necesidad nuestra como sociedad que en algún momento tendremos que discutirlo, pero en serio.