Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

Lo irreversible es la acción para lograr carbono neutralidad al 2050

  • Roberta Lama Bedwell. Directora Ejecutiva Comité Desarrollo Productivo Regional, Corfo

 

Irreversible. Es el concepto que más se repite cuando hablamos de cambio climático. Según la ONU, hay secuelas del calentamiento global donde ya se han perdido importantes batallas. Esto claramente supone un esfuerzo, para los organismos y los agentes de cambio donde cada uno tiene un importante papel. La puesta en acción y la colaboración, se vuelven protagonistas para este desafío. 

Una de las metas que se ha fijado Corfo es la carbono neutralidad, al igual que el Gobierno Regional del Biobío en la Cop 27, al año 2050. 

Como Comité de del Biobío, trabajamos en diversas líneas para ser un agente de cambio, contribuyendo desde nuestras competencias a lograr la meta fijada. Lo anterior, impulsando dos programas estratégicos. El primero: “Programa Estratégico de Industrializada en Madera”, que nos permita disminuir el déficit habitacional y contribuir a la transformación de la industria de la construcción, quien es la responsable del 40% de las emisiones de CO2 y del 34% de los desechos. No hay duda avanzar en la construcción industrializada en  madera, material que genera menos desechos, reciclable, reutilizable, con propiedades asociadas como aislante térmico y acústico, nos permite acercarnos a la meta fijada, pero para ello es necesario levantar una hoja de ruta, identificando las fallas productivas, tecnológicas y de capital humano para el cumplimiento del desafío. 

El Segundo programa, un “Programa Estratégico en Hidrógeno Verde”, otra pieza esencial para el plan de carbono neutralidad. Actualmente, hay una serie de industrias productivas a nivel regional, en las cuales los principales medios energéticos son los combustibles fósiles y la transición energética necesita de un proceso de capacitación, , financiamiento, alianzas público-privado y ciudadano para impulsar el cambio. La región del Biobío tiene una oportunidad de ser protagonista de esta transición, no obstante, es importante abordar las brechas existentes de articulación; capital humano avanzado; asimetrías de información; coordinar y alinear la e infraestructura pública; atracción de inversiones y otras acciones, las cuales son posibles de abordar con este instrumento.

Levantando dichas hojas de ruta, nos permitirá abordar los desafíos de una manera estratégica y mancomunada desde la región, donde la meta suscrita por la Región del Biobío en la Cop 27 y el país no se vea inalcanzable, sino como una meta factible de alcanzar. Un proverbio chino dice “no tengas miedo de avanzar lento, ten miedo de quedarte quieto” y este es el momento de seguir em movimiento y de aprovechar las potencialidades de la Región, de ponernos en acción para la transformación y lograr ser referentes a nivel nacional y mundial.