Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

Biobío es la segunda región con más presencia de scaleups

  • Estudio de Endeavor además destaca un fuerte ADN local, una alta concentración de patentes de invención y el número más alto de incubadoras de negocios.

 

Biobío es la segunda región con mayor presencia de scaleups en Chile. Fue el principal resultado de un estudio de Endeavor (organización mundial de emprendedores de alto impacto), que identificó cuatro principales vías de acción para potenciar el ecosistema: financiamiento; tecnología y capital humano; infraestructura y condiciones ambientales; y vinculación y comunicación.

“Una de las principales conclusiones es el marcado ADN regional que existe en el Biobío, que sin duda es una oportunidad para desarrollar medidas de colaboración para vincular a cada actor del ecosistema. Pero sumado a eso, existe una alta vinculación con factores como una cultura de cooperación e inversión de riesgo, que dejan en evidencia cómo la identidad local puede ser un catalizador para potenciar la zona”, explicó gerente de Endeavor Biobío, David Fernández.

El ejecutivo añadió que a pesar de la histórica centralización y dependencia de Santiago, el panorama pareciera estar cambiando. 

“Con esta investigación, estamos en condiciones de decir que esta percepción se ha ido modificando y ha perdido influencia a raíz del cambio tecnológico que experimentó en los últimos años. De hecho, posee una alta concentración de patentes de invención e incluso presenta el número más alto de incubadoras de negocios. Esta es una muy buena noticia, ya que estos atributos permitirían capitalizar una economía basada en el conocimiento”, agregó.

 

¿Qué rol le cabe al sector público y privado en el objetivo de escalar comercialmente los distintos emprendimientos?.

El crecimiento de emprendimientos innovadores regionales se traduce directamente en bienestar de los habitantes del territorio. Si un emprendimiento prolifera, expande y le va mejor en ventas, generará nuevos empleos, pagará mejores sueldos y eventualmente podrá tener un mayor aporte fiscal, sobre todo en la zona donde tenga ubicada su matriz. Es función del Estado promover que el ecosistema regional esté nutrido y articulado para fortalecer el territorio y facilitar que los emprendimientos crezcan y permanezcan en la región. 

Dentro de la radiografía del ecosistema regional identificamos una percepción importante de fuga de talento de la región. Sabemos que Biobío es una región generadora de talento, a través de sus múltiples casas de estudio presentes, pero también es cierto que muchas de esas personas deben partir a buscar

oportunidades laborales en otras regiones.  Al mismo tiempo, esta fuga de talentos hace que los emprendedores emigren a otros ecosistemas más desarrollados, generando esa derrama positiva en dichos mercados. Debemos impulsar con mayor fuerza el crecimiento de las empresas locales, que permitan, en el corto plazo, la generación y retención de oportunidades laborales en la zona. 

 

¿Hay experiencias en Santiago y en el extranjero del ecosistema emprendedor que no se esté cumpliendo en Biobío?.

En un ecosistema avanzado, los diversos actores e integrantes entienden que la unión hace la fuerza. Le conviene a todos fortalecerse entre sí. Mejorar la calidad de los servicios y productos producidos en ese territorio, compartir buenas prácticas, ser generosos con su experiencia permiten que la zona sea más competitiva y sea atractiva para otras organizaciones o actores no presentes en el ecosistema.  Eso comienza a pasar en Santiago, donde años de vinculación y trabajo de fondos de capital de riesgo,

emprendedores apoyando a otros emprendedores, políticas públicas fomentadas por Corfo, hacen que fondos de capital de riesgo extranjeros y otras organizaciones vean la ciudad como una tierra de oportunidades. 

El diagnóstico del ecosistema regional del Biobío da cuenta que la región tiene todos los atributos para ser muy competitiva en materia de innovación y emprendimiento (buenas instituciones, grandes industrias, talento sofisticado, capacidad exportadora, etc.), y solo bastaría con que los actores presentes en la región alineemos nuestros incentivos para que la colaboración fluya y nos demos cuenta de que, si les va

bien a nuestros vecinos, nos irá mejor a nosotros. debe adaptar el ecosistema emprendedor a la crisis económica que se vive en el presente.

 

¿Cómo se adapta el ecosistema emprendedor a la crisis económica que se vive?

Ante escenarios de crisis se necesita trabajar en conjunto para la generación de nuevas oportunidades, siendo la innovación y en particular, el emprendimiento un remedio natural para cualquier economía.

La clave está en los emprendimientos de rápido crecimiento llamados “scaleups”, sobre todo porque aportan a la generación del 42% de nuevos empleos, cifra comprobada por las investigaciones de Endeavor. Actualmente, Chile es la economía más innovadora de la región, según el Índice Mundial de Innovación 2022 y tenemos emprendedores que crean nuevas ideas que podrían convertirse en soluciones de valor para el país. En esa línea, es esencial potenciar el desarrollo y consolidación de

scaleups, aquellos emprendimientos de alto impacto que hoy tienen un rol de soporte y motor de la economía, dada su capacidad de adaptación. Necesitamos potenciar redes de apoyo más sofisticadas, además de impulsar un ecosistema de investigación, desarrollo, innovación y emprendimiento propicio para la creación de este tipo de empresas a nivel regional.

 

Rol de grandes empresas

Por su parte, el presidente del directorio de la organización, Christoph Schiess, agregó que “hoy es clave que, en el ámbito empresarial, aquí en particular las grandes empresas de la Región del Biobío, se puedan vincular colaborativamente a los ecosistemas de emprendedores de alto impacto. Esto es poder crear valor en conjunto, en torno a proyectos de alto impacto y también mediante el desarrollo de alianzas con foco en la incorporación de tecnología e innovación para sus respectivas industrias. Para ello, es necesario el diálogo y construir puntos de encuentro, de intercambio de ideas, pero también de acciones que crean nuevas empresas y finalmente van en beneficio de todos los chilenos. Potenciar las regiones en torno al emprendimiento innovador, es clave para un país más próspero y con oportunidades de crecimiento integral.