Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

Reforma Tributaria: Gobierno dice que se ha completado un 40% de su tramitación

  • Destaca aprobación para que el SII pueda fiscalizar a contribuyentes en otros territorios.

 

Según el Ministerio de Hacienda, la tramitación de la Reforma Tributaria (RT) por parte del Congreso lleva un 40% de avance, destacando, entre otros tópicos, la aprobación de  la norma que posibilita al Servicio de Impuestos Internos (SII) a fiscalizar contribuyentes en otros territorios. 

Lo visado establece que el contribuyente seguirá respondiendo ante la dirección regional de su domicilio, no debiendo trasladarse a otro territorio, dando paso a lo que se denomina multijurisdicción.

Pero la tramitación continua y no son pocos los desafíos, siendo el definitivo lograr una mayor recaudación para ampliar el gasto social.

 

Objetivo de la RT puesto en duda

Consultado el abogado y socio de Impuestos Internacionales y Transacciones de EY, Darío Romero, sobre si esta es una buena Reforma Tributaria, éste dijo que es complejo definir si es una buena reforma, ya que con el tiempo se ha comprobado que la capacidad predictiva de los gobiernos respecto de los efectos de la reforma tributaria ha sido baja, tanto respecto de su recaudación futura como en los efectos de las reformas a nivel económico, y la rentabilidad social de los dineros que el fisco recauda. 

“El gobierno ha corregido algunos de los aspectos más técnicamente discutibles en las indicaciones (especialmente en el impuesto sobre las utilidades acumuladas, pero también en distribución de dividendos entre empresas, por ejemplo), pero todo parece indicar que existirá bastante discusión y perfeccionamiento en los meses que vienen.  Lo que sí se puede decir es que la coexistencia de diversos sistemas tributarios introduce complejidad al sistema, y que esta complejidad es perjudicial para el adecuado cumplimiento de los contribuyentes”, planteó Romero de EY..

Por otra parte, prosiguió, hay una concentración bastante notoria de la recaudación en sectores formales de altos ingresos, pero la reforma en general no busca incorporar al sector informal a la base tributaria ni ampliarla a sectores que hoy no tributan, recordó.

“La experiencia de países que tienen una alta recaudación en impuestos personales en general es que los tramos exentos son relativamente bajos, y que se comienza a pagar impuesto a la renta desde mucho antes que en Chile. Finalmente qué camino es preferible termina siendo una decisión política, pero de modo general, al menos conviene evitar el establecimiento de impuestos que en la experiencia comparada tienen bajo efecto en recaudación, generan distorsiones y son complejos de fiscalizar, independientemente de la postura política que se tenga”.

¿Qué cambios o indicaciones son ineludibles?

Es difícil predecir las indicaciones que definitivamente vendrán en la discusión política, pero al menos hasta ahora se ve probable que existan cambios a la figura del denunciante anónimo y una discusión bastante dura sobre los sistemas de impuesto a la renta que la reforma propone.

 

 Desafíos

Es sistema tributario en Chile tiene un problema fundamental: se basa en altos impuestos indirectos (o al consumo) en lugar de basarse en impuestos directos (o a la renta). Entonces, el sistema es, casi por definición, regresivo, explicó el economista de la UdeC, Claudio Parés.

 Lamentablemente, para dar estabilidad fiscal, no es razonable plantear un cambio demasiado agresivo en ese esquema, sostuvo, argumentando que uno de los grandes problemas es el de información, porque perseguir rentas es mucho más difícil que perseguir compras en la cultura chilena. Entonces, Parés dijo que reducir el IVA para aumentar el impuesto a la renta (que es a lo que deberíamos apuntar), termina siendo una propuesta poco practicable para la cultura “socio-económica-empresarial”, estimó.

“Todas las propuestas de reforma tributaria, entonces, tratan de aumentar los impuestos a la renta y esta no es la excepción. Y los fantasmas son siempre los mismos: veremos menos inversión y, por lo tanto, menor actividad económica y peores niveles de vida. Y, aunque más del 80% de la población no paga nada por ese impuesto, a todos nos preocupa su impacto colateral”

 Para el economista de la UdeC, Claudio Parés, el problema es que, si no se da el salto en inversión y gasto público que permita a Chile tener bienes y servicios públicos a nivel de los países desarrollados, siempre estará ahí, colgando del límite inferior de la OCDE. “Y para dar ese salto, necesitamos aumentar y hacer más progresivo nuestro sistema tributario. Esta reforma apunta un poco en esa dirección, pero se queda corta tanto en lo que propone como en lo que logrará”.

 

¿Qué dice el empresariado local?

El presidente de la CPC Biobío, Álvaro Ananías, se ha mostrado preocupado por el rumbo que ha ido tomando la RT, en momentos que la recesión económica amenaza a la economía nacional. 

“Nos parece inoportuno por el momento, ya que desincentivará aún más la inversión”.

Ya en el detalle, Ananías criticó el hecho de que sea una reforma muy orientada a la recaudación, con ausencia notoria de medidas pro inversión, crucial, dijo, para mantener la competitividad de Chile.