Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

Ley Fintech: Chile a la vanguardia

  • Por Cristóbal Cifuentes Torres, abogado, magister en dirección y gestión tributaria UAI, docente Derecho Económico  

 

El 12 de octubre de 2022, el Congreso aprobó el Proyecto de Ley Fintech (Ley Fintech), faltando únicamente su promulgación por el presidente de la República para convertirse en ley. 

La Ley Fintech mantiene los lineamientos propuestos por la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) al Ministerio de Hacienda, y tiene por objeto principalmente: 

Establecer un marco general para incentivar la prestación de servicios financieros a través de medios tecnológicos otorgando atribuciones regulatorias a la CMF. Establecer un sistema de open banking o finanzas abiertas para el intercambio de información de entre las entidades participantes del sistema y modificar y actualizar otras leyes para ajustar su contenido a la Ley Fintech

Los servicios regulados por la Ley Fintech son: las plataformas de financiamiento colectivo, sistemas alternativos de transacción, intermediación de instrumentos financieros, enrutamiento de órdenes, asesoría crediticia, asesoría de inversión, custodia de instrumentos financieros.

Uno de los ejes de la nueva normativa, y que fue uno de los puntos más discutidos, es el concepto de finanzas abiertas: esto significa que el sistema permitirá que los datos pasen a ser directamente de las personas y de las a las que ellos autoricen. Esto facultará a las entidades financieras para entregar información a otras instituciones, previo consentimiento de los clientes, con el fin, por ejemplo, de poder ofrecerles un abanico más amplio y personalizado de financieros para ellos.

Este ítem fue debatido debido al proceso paralelo que se está realizando en la discusión de la nueva ley de datos personales, con el fin de que ambas garanticen los mismos derechos para los ciudadanos. Finalmente, la Ley Fintech incorporó todos los principios del otro proyecto, que son la finalidad del uso de los datos, la proporcionalidad, la calidad, la seguridad, la , la responsabilidad y la confidencialidad.

El proyecto define que la movilidad de los datos dentro del sistema financiero va a ser siempre con el expreso consentimiento del usuario, no reconociendo a ninguna otra fuente de licitud, siendo este el estándar para datos sensibles. Un tema muy importante, porque en las transacciones comerciales se entregan muchos datos sensibles.

Esta ley, que se hacía necesaria por el desarrollo tecnológico en el sector de financiamiento y bancario, puede ayudar a que nuestro país se convierta en un centro de tecnología financiera en Latinoamérica, ya que pone a Chile a la vanguardia en la región en materia de regulación de tecnología financiera. Esto también puede repercutir en que el país se convierta en un exportador de servicios de este tipo. 

La inclusión de las cajas de compensación como actor financiero también es uno los puntos que hacen que esta legislación sea algo casi único en el mundo. El hecho de incluir un actor social, hace a la ley vanguardista, porque no existen muchos ejemplo de actores sociales que tienen un rol de Fintech.

Podemos esperar en un mediano y largo plazo desde que entre en vigencia la ley una mayor y mejor competencia, más elección y menores costos para los consumidores. Además, del fomento de la innovación.