Industria del cemento se compromete con la carbono neutralidad al 2050

 

Con el objetivo de relevar su compromiso en materia de carbono neutralidad, la industria chilena del cemento, el Instituto del Cemento y del Hormigón de Chile (ICH) y la Federación Interamericana del Cemento (FICEM), suscribieron al programa acelerador global “Roadmap Cement and Concrete Industry for Net Zero Concrete 2050”, impulsado desde 2021 por la Global Cement and Concrete Association (GCCA).

Esta iniciativa, en la que participan las empresas chilenas Cbb (Cementos Bío Bío), Melón y Polpaico BSA, propone descarbonizar la industria al 2050, proporcionando hormigón neto cero para el desarrollo del país y alineándose de esta manera con las metas nacionales en esta materia. 

Ante este escenario, y para materializar la iniciativa, Ficem, ICH y los productores de cemento nacionales acordaron actualizar la Hoja de Ruta: “Hacia una economía baja en carbono”, presentada en 2019, con el propósito de adherirse a los plazos establecidos por el programa y así garantizar el cumplimiento de los compromisos a 2050. 

El programa define los compromisos de la industria para transitar hacia la reducción en la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) y reforzar el rol del sector para hacer frente a los efectos del cambio climático.

Al respecto, el gerente general del ICH, Augusto Holmberg, recalcó que “como sector, estamos orgullosos de poder concretar esta iniciativa global a través de la Hoja de Ruta Ficem-ICH y reforzar nuestro compromiso para reducir las emisiones de CO2 y así contribuir activamente para mitigar los efectos del cambio climático. Sin duda alguna es un importante desafío que asumimos entendiendo la importancia que tiene la industria del cemento y hormigón en Chile y que nos coloca en una posición de liderazgo en la región, haciéndonos parte de las soluciones que apuestan por el cuidado del medio ambiente”.

La industria chilena del cemento es un actor clave del sector de la construcción que tiene, desde el año 2019, compromisos y metas concretas para avanzar hacia la carbono neutralidad, entre ellos, lograr aumentar a 30% al 2030 la energía proveniente de la revalorización de residuos, desde el 12% que tenía en el año 2014, estando ese porcentaje hoy día cercano al 18%, con la consiguiente reducción del uso de combustibles fósiles y reducción de las emisiones netas.

Salir de la versión móvil