Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

Mercado de autos nuevos se frenó: en octubre ventas caen más de 36%

El deterioro de la actividad económica del país continuó afectando la comercialización de vehículos nuevos livianos y medianos durante octubre en el país y en la Región del Biobío, donde la venta cayó 36,6%, según cifras de la Asociación Nacional Automotriz de Chile (Anac).

De acuerdo con el gremio, desde enero a octubre la comercialización en el Biobío está solo creció en 5,3% y a nivel nacional se empina en 7,5%, con 361.137 transportes 0 kilómetros en las calles.

Por estas razones, la baja referida en el mes afectó a todos los segmentos. La comercialización de vehículos de pasajeros cayó 46% con 5.865 unidades y la de comerciales disminuyó 30,9% con 2.894 unidades, frente al mismo período del año anterior; seguida de la de SUV con -17,5% (12.917) y finalmente las camionetas pick up con -11,2% (6.966).

Pese a estos indicadores, la Anac remarcó que la venta acumulada de vehículos nuevos livianos y medianos sigue registrando cifras positivas en el mercado nacional, con un crecimiento de 7,5% y 361.137 unidades vendidas en los primeros 10 meses del año.

 

Realidad del mercado

Manuel Parraguez Verdugo, gerente general de Gama, comentó que la fuerte baja en la venta sorprende, pero se explica por qué las personas y empresas no están aceptando la baja de precios (real) y sostienen sus activos, sin embargo, lo más probable es que en breve acepten la realidad del mercado y se hagan las pérdidas para renovar los stocks.

“En unidades nuevas aún el acumulado es positivo, pero la demanda viene bajando fuertemente y es probable que esta tendencia se mantenga los últimos dos meses del año, pero para el país y la Región del Biobío el número será positivo en relación al año 2021”, proyectó.

Para el 2023 cree que será un año complejo, en que la demanda por bienes durables será afectada y es altamente probable que las cifras sean menores a los últimos dos años, más parecidas a las del 2019 (370.000) y se esperan bajas de precios tanto en unidades nuevas como usadas.

 

Mayor fuerza

A su vez, Julio Cartagena, gerente de Ventas de Sergio Escobar, agregó que la industria cayó 28% y la desaceleración afectó más a la región con mayor fuerza, con una tendencia por la baja de flujo a caer por todas las contingencias.

“Estamos haciendo esfuerzo para no perder tanto espacio, las marcas ya lanzaron campañas y llamados potentes con ofertas y grandes descuentos, puesto que ya la mayoría de los fabricantes ya cuentan con disponibilidad y terminar bien el año. La incertidumbre económica indica que las proyecciones del próximo año tienden a caer. Se estima aproximadamente en un 20% y octubre mostró una señal fuerte de los que puede ocurrir”, indicó

Mientras que Denis Muñoz, académico Universidad Andrés Bello, afirmó que la reducción de las ventas en un 36% del mercado automotor en Biobío está en línea con las proyecciones sobre la recesión y reducción de demanda que está tocando territorio nacional y que es de carácter mundial. 

“La fuerte inflación ocurrida en muchas latitudes ha reducido el poder de compra de consumidores, inversionistas y gobiernos. La relatividad en el valor del dinero, hace que reduzca su valor cuando los precios suben, haciendo retroceder a la demanda, lo cual también fue el caso del sector automotor, con impresionantes subidas de precio durante la pandemia. En el mes de junio el sector automotriz a nivel país, ya comenzaba a sentir la recesión, ya que en el sexto mes del año la tasa de crecimiento fue un 2% dejando atrás las cifras de casi un 50% vista en los primeros meses del año”, explicó. 

Sumó que en lo que va del año el sector en la zona muestra un alza de 5,3% acumulado, con dos meses por delante se podría terminar con cifras azules en 2020. “No obstante, la contracción es un hecho y por lo tanto asegurar que terminamos con números azules en el sector automotriz en Biobío no es posible en este escenario, más aún si tenemos regiones que ya acumulan variaciones negativas en el periodo enero – octubre”, apreció. 

 

Llama la atención

Caroline Klee, gerenta de Marketing Latam Carsales de Chileautos, añadió que se esperaba un decrecimiento de la venta de autos nuevos, al igual que en todo Chile.  Sin embargo, lo que llama la atención es que esta caída en Biobío fue mucho mayor al promedio nacional (25,7%) y mayor a los de otros grandes centros urbanos (como Santiago con una caída de un 20,4% y Valparaíso, con una caída de 25,2%). “Entre las causas generales de este decrecimiento está el deterioro de la actividad económica y las expectativas de una recesión, que hacen que los consumidores sean menos propensos a comprar un bien durable, especialmente con crédito, por el riesgo que ello implica”, destacó.

Por ende, visualizó un cierre 2022 con números por sobre el año pasado, proyectándose 420.000 unidades de vehículos nuevos según fuentes de Anac. “Respecto de 2023 todo dependerá de cómo se comporte la actividad económica y la fuerza de la recesión técnica.  Se espera una menor actividad económica, pero a la vez se prevé que la recesión técnica será más bien suave y no impactará tan fuerte a la industria.  Por el momento las proyecciones rondan las 335.000 unidades para 2023, lo que sería una venta menor al año en curso”, cerró.

tradejavier71@gmail.com