Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

Cierre de dos centrales a carbón en el país abre más espacio a energías más limpias

  • Bocamina II y Tocopilla U15 cesaron sus operaciones.

 

La región del Biobío y de Antofagasta fueron los escenarios de otro paso hacia la eliminación del carbón de la matriz energética, en el marco del Plan de Descarbonización que se inició en 2018. Esta acción es parte de los objetivos de la agenda de energía, enfocado en concretar la producción de energía limpia, sustentable, segura y de frenar el impacto del Cambio Climático. 

La comuna de Coronel fue testigo del último día de operaciones de la central termoeléctrica Bocamina II, cierre que está orientado a entregar certezas en pos del trabajo por una transición energética con un fuerte compromiso con el medio ambiente, el territorio y las comunidades.  

La desconexión de la mencionada central a carbón es un hito medioambiental para Coronel, comuna que desde la inauguración de Bocamina II en 2012, ha enfrentado los efectos ambientales de la generación de energía en base a carbón. 

Adicional a Bocamina II, también se concretó el cese de operaciones de Tocopilla U15, sumando al día de hoy ocho las centrales a carbón que han cesado  operaciones.  

El Ministro de Energía, Diego Pardow, valoró el tanto de las centrales, hecho que va en el camino hacia una Transición Socio Ecológica Justa, con foco en el medio ambiente, el territorio y las comunidades. «El cierre de estas centrales termoeléctricas abre el proceso donde necesitamos seguir incorporando energías renovables a nuestra matriz productiva y en particular, energía renovable de base que permita reemplazar el rol que cumplían estas centrales a carbón para dar suficiencia y seguridad al sistema», señaló la autoridad de Energía. 

Según el subsecretario de la Cartera, Julio Maturana, el cierre de Bocamina II y Tocopilla U15, tienen como objetivo buscar conducir a Chile a la carbono neutralidad, expandir alternativas y viabilizar la transición energética.  

La seremi del ramo de la región del Biobío, Daniela Espinoza, calificó como otro avance en la transición energética de Chile. «Es un hito muy relevante en el proceso de transitar a la carbono neutralidad. La central durante su operación aportó parte importante de la energía eléctrica para la región. Su desconexión, junto con la entrada en operación de los proyectos de energías renovables que están en desarrollo, cambiarán sustantivamente la matriz de generación eléctrica regional», comentó.