Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

Acusan a Transbank de afectar a pequeños comercios con tarifas abusivas

  • Roberto Chame, CEO de Redelcom, hizo un llamado a que las autoridades pertinentes analicen el actuar de este medio de pago.

 

Un grave atentado a la inclusión financiera y al desarrollo de decenas de miles de comercios es el que según Roberto Chame, CEO de Redelcom, está cometiendo la empresa Transbank, tras el fallo dictado por la Corte Suprema. 

Dicha resolución judicial rechazó el sistema tarifario que había propuesto la empresa de adquirencia para operar mediante un modelo de cuatro partes, lo que había sido aprobado en primera instancia por el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia en septiembre de 2021 y que se encontraba en aplicación desde esa fecha. 

“Estamos frente a una lectura mañosa por parte de Transbank de este fallo del máximo tribunal, que va en contra de los principios de inclusión y mayor competencia, sobre los cuales se había ido desarrollando esta industria en los últimos años. Es una verdadera burla al y a las autoridades”, sostuvo Chame.

En la práctica, lo que hizo Transbank fue un cambio en el cobro a los comercios, PSPs y operadores, pasando de tener una tarifa como porcentaje por transacción a un fijo para tarjetas de crédito y otro para tarjetas de débito y prepago.

En palabras de Roberto Chame, “si antes de este cambio un comercio hacía una venta con tarjeta por $1.000, el cobro de Transbank sólo por concepto de margen adquirente rondaba un 0,20% de dicho monto. Esto es, $2 por una transacción de esa magnitud. Ahora, sin embargo, el cobro es un monto fijo de más de $60 expresado en UF, es decir, treinta veces más de lo que se cobraba antes y cerca de un 6% del total de esa venta”. 

Según Chame, el escenario para el pequeño comercio es aún peor “si consideramos todos los cobros que hace Transbank en lo que se denominan los Merchant Discount Rate (MDR), que además del margen adquirente incluyen Tasa de y Costo de Marca. Poniendo todo sobre la mesa, el comercio del ejemplo anterior ha pasado de pagar un 2,9% a más de un 8% de cada venta por $1.000 que realice con tarjetas”.

Con esto, comenta el ejecutivo, se está afectando directamente a decenas de miles de comercios y procesadores de pago, especialmente los más pequeños, ya que mientras menor sea el monto promedio de sus ventas, la tarifa fija cobrada es proporcionalmente más alta. “Esto es muy regresivo. Cuando pensábamos que el monopolio de Transbank y sus malas prácticas estaba llegando a su fin, nos encontramos con este cumplimiento incorrecto y mañoso de un fallo de la Corte Suprema, que con precios abusivos puede llevar a que miles de negocios no sólo dejen de operar con tarjetas, retrocediendo al efectivo, sino que derechamente sufran tremendas dificultades financieras”, asegura.

Cabe mencionar que la Corte Suprema estableció que su sentencia debía ser cumplida por Transbank sin efecto retroactivo, obligándolo a establecer una tarifa “pública, motivada, objetiva, razonable, de general aplicación, no discriminatoria y respetuosa de la garantía constitucional de igualdad ante la ley”, además de agregar que “cualquier modificación tarifaria o estructural que se realice, no puede resultar más gravosa para ninguna de las partes involucradas”.

Impacto en el  

“El llamado que hacemos es a que las autoridades competentes en esta industria, entre ellas la Fiscalía Nacional Económica, la CMF, el TDLC, el , los ministerios de Hacienda y Economía y el SII revisen lo que está pasando e idealmente se pronuncien respecto a que Transbank no está cumpliendo con el espíritu del fallo de la Corte Suprema, burlándose de toda la discusión pública de los últimos años, la cual apunta a tener mayor competencia y más inclusión financiera. Son miles de comercios que ya se están viendo severamente afectados”, dice el CEO de Redelcom.

Desde la empresa de medios de pago advierten, además, que de no llegarse a una pronta solución, se verían perjudicados también los consumidores finales, porque estas alzas podrían traspasarse a los precios de los productos, sumándose así a los ya múltiples problemas económicos de la población que ya está sufriendo con altos niveles de inflación.