Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

Subsecretaría de ciencia destacó impacto de Cipa en desarrollo del Biobío

• Autoridad valoró la generación local de soluciones tecnológicas y líneas de investigación impulsadas por el Centro de Investigación de Polímeros Avanzados (Cipa), las que son extrapolables a otras zonas del país.

Como un motor de innovación y crecimiento ha sido catalogado en diversas ocasiones Cipa, no solo por sus desarrollos destinados al progreso productivo de los territorios, sino que, además por su modelo de gestión público-privada que le ha permitido establecerse como un socio estratégico en la articulación entre la academia y la industria.

Todo lo anterior fue reconocido por la subsecretaria de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, Carolina Gainza, junto a la seremi de la cartera de la Macrozona Centro Sur, Sofía Valenzuela, quienes conocieron la experiencia de Cipa y sus soluciones para los sectores productivos agroindustrial, construcción, forestal, salud y químico, gracias al uso de la ciencia aplicada en materiales de origen natural, sintético y reciclado.

“Veo en Cipa un centro regional de investigación de alto nivel no solo en el tipo de proyectos que tiene, sino que además en su vinculación que establecen con el territorio, ya sea en el ámbito público o bien atendiendo problemas específicos de innovación de base científico tecnológica vinculados al mundo privado. Debemos visibilizar su investigación y trabajaremos para ello como ministerio”, señaló Gainza.

Así lo avalan sus 18 años de trayectoria, con destacados reconocimientos locales, nacionales e internacionales, su actividad anual con más de 100 entidades públicas y privadas en proyectos y servicios y los 48 proyectos ejecutados solo en los últimos cinco años, seguido de licencias concedidas y la creación de empresas de base tecnológica.

De acuerdo con la seremi de Ciencias de la Macrozona Centro Sur, Sofía Valenzuela, “en centros como este se puede dar pie a la generación de nuevos productos y aplicaciones que son de relevancia para la Región. Además, de esta forma, autoridades como la subsecretaria pueden conocer las iniciativas, ver las realidades territoriales que tenemos en el Biobío y cuáles han sido sus aportes desde su creación”, explicó.

Esa visión la ratificó el director ejecutivo de CIPA, Claudio Toro, quien guió a las autoridades en la visita a las nuevas instalaciones del centro, que significaron una inversión de 500 millones de pesos gracias al aporte financiero del Gobierno Regional y la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo.

“Como Centro de Investigación Regional hemos tenido un progreso sostenido no solo en el desarrollo de novedosas soluciones para los territorios y los distintos sectores productivos, sino que, también agregando valor a estos, lo que genera muchísimas externalidades positivas tanto para la región como el país”, sostuvo Toro.

Entre las tecnologías exhibidas se encuentra un avance ligado al control de agentes patógenos como virus y bacterias, elementos de protección personal biodegradables, agroquímicos de base renovable, tecnología de reciclaje para el sector del mueble y la industria acuícola. También los investigadores explicaron el uso de materias primas no convencionales como, moluscos, descartes de la industria vinífera y maderera.

Actualmente, los Centros Regionales representan una de las primeras instancias de descentralización de la ciencia en Chile, a partir de 2001, los cuales a la fecha albergan a más de 400 profesionales, quienes orientan sus investigaciones a temas relevantes para el desarrollo de cada una de las regiones en que se insertan.