Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

Balanza entre el MEPCO y el IEC está en punto muerto

En el primer semestre, el fisco ha sufrido en sus arcas una contracción equivalente a más de US$ 2 mil millones. Ha inyectado US$1.145 millones en subsidios y ha dejado de percibir US$1.142 millones por Impuesto Específicos a los Combustibles (IEC).

Entre enero y junio de 2022, el efecto para la billetera fiscal que ha significado el Mepco ha sido aproximadamente [2] de US$2.290 millones equivalente a casi 10 hospitales de alta complejidad o un 52% más que el presupuesto destinado para financiar la gratuidad para la educación superior durante este año.

La cifra se compone en partes iguales, por subsidios que ha entregado el Estado y los recursos que ha dejado de recaudar: US$1.145 millones en subsidios que ha entregado el Estado y US$1.142 millones que el fisco ha dejado de recaudar por concepto de Impuesto Específico a los Combustibles (IEC) en su componente fijo. Así lo reveló un estudio realizado Libertad y Desarrollo publicado el pasado 18 de julio.

Los combustibles, detalla, están sujetos a dos tipos de impuesto: IVA e Impuesto Específico a los Combustibles, este último posee un componente base[1] y otro variable. El Mecanismo de Estabilización de los Precios de los Combustibles (Mepco) opera modificando (subiendo o bajando) el componente variable del IEC cuando algún indicador de precio traspasa una determinada banda de referencia, de manera que el precio final quede al interior de esta. De esta manera, cuando hay un alza en los precios, el Estado entrega un subsidio, a través de una disminución en el IEC, y de la misma forma, recauda, a través de un aumento en el IEC, cuando hay una baja en los precios.

Producto de la fuerte alza en el precio del petróleo (que ha subido casi un 60% entre noviembre de 2021 y junio de 2022), el Mepco ha estado activamente operando. De hecho, el componente base (positivo) superó en monto al componente variable (negativo), cosa que nunca había sucedido desde su creación en 2014.

Subsidios vigentes

En el caso del diésel esto ocurrió en febrero, y en el caso de las gasolinas en mayo. De esta manera, el IEC total pasó a ser negativo en esas fechas, y hoy en día no solo no se está recaudando el Impuesto Específico, sino que se está entregando un subsidio de 152 $/lt en gasolina 93; 247 $/lt en gasolina 97 y 406 $/lt en el caso del diésel. Por lo tanto, hoy no hay espacio para una reducción o devolución de este impuesto -como han pedido algunos parlamentarios- ya que actualmente no se está cobrando IEC. De hecho, si se eliminara el IEC, el Mepco dejaría de operar y los combustibles subirían en los montos del subsidio ya mencionados.

De acuerdo con el análisis de LyD, el monto del Mepco acumulado desde 2014 a fines de junio es de US$ -2.677 MM, muy cerca del tope inferior de US$ -3.000 millones el cual se alcanzaría durante las próximas semanas. Por lo que, probablemente el gobierno deberá inyectar más fondos si quiere mantener este mecanismo.

Este año el monto límite de operación del Mepco se ha modificado en 3 ocasiones. En enero, de US$ 500 millones a US$ 750 millones. En marzo aumentó a US$ 1.500 millones. Por último, a fines de mayo se aprobó la ampliación del techo del Mepco de US$ 1.500 millones a US$ 3.000 millones.

Estos datos demuestran que el gasto público destinado para controlar el precio de los combustibles es extremadamente elevado. Es por ello que el Gobierno debe evaluar la conveniencia de gastar estos millonarios recursos en subsidiar los combustibles y buscar mecanismos más focalizados que permitan ir en ayuda de quienes más lo necesitan, siguiere el informe.

Presupuesto no aguanta

Para Rodrigo Valdés, economista y académico de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, el precio de los combustibles también es golpeado por el alza del dólar, que ha alcanzado valores históricos en el último año. “Además, el Mepco, que es un mecanismo estatal y que puede llevar a suavizar el alza de las bencinas, requiere apoyo estatal y los recursos se acaban. Por ello, podemos predecir que el costo de energía va a seguir siendo alto en Chile y probablemente va a seguir subiendo, porque el presupuesto del Mepco no aguanta infinitamente”.

En este sentido, cree que la decisión que debió enfrentar el Gobierno en este caso era, o hacerle un ajuste al Mepco o permitir que se siguiera tramitando la ley en el Congreso que rebaja el IEC, que es una medida de más largo plazo y que iba a ser más cara. Agrega que, desde el punto de vista político, el Mepco es una herramienta muy útil y, “para bien o para mal, el Gobierno va a tener que seguir utilizándola dado que bajar el impuesto a los combustibles, considerando la actual coyuntura económica, no es viable ni política ni económicamente”, señala.

Finalmente, sostiene que “la actual ley que se tramita en el Congreso y que busca rebajar el impuesto específico de los combustibles con la finalidad de poder rebajar su precio, sería una alternativa, pero tiene un costo político bastante importante y probablemente, el gobierno hizo el análisis y no es favorable insistir en ese mecanismo.

[1] Gasolina automotriz (en todos sus octanajes): 6,0 UTM por . Petróleo diésel: 1,5 UTM por . Gas natural comprimido: 1,93 UTM por 1.000 . Gas licuado de petróleo: 1,40 UTM por kg. (LyD).

[2] Para este cálculo se tomó en cuenta los datos de consumo mensual de combustibles publicados por la CNE. Sin embargo, dado que los últimos datos son de 2021 (que estuvo afectado por la pandemia), se utilizó el consumo mensual de 2019 para los meses respectivos. (LyD)