Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

Preocupante comportamiento del precio del cobre

• Por Alvaro Merino, gerente de Estudios de la Sociedad Nacional de Minería

 

Luego de transcurrido el primer semestre del presente año, creo oportuno hacer un análisis del comportamiento del precio en este período. La cotización del cobre en los primeros seis meses del año 2022, con US$4,43 por libra, es el más alto registro histórico semestral, en la primera mitad del año.

No obstante, es preocupante la caída del precio del cobre observada durante las últimas semanas. En efecto, el viernes 1° de julio registró US$3,62 por libra, la más baja cotización desde febrero de 2021, es decir el menor valor en 17 meses. Al comparar este valor con el precio de cierre año pasado, US$ 4,4 por libra, se aprecia una caída de 17,7% equivalente a 78 centavos por libra, en tanto que, frente al máximo valor de 2022, de US$4,87 registrado en marzo pasado, la caída es de 25,7% o 125 centavos por libra.

La disminución en la cotización del cobre se explica fundamentalmente por los crecientes temores a que un endurecimiento de la política monetaria por parte de los bancos centrales lleve a una recesión mundial, lo que naturalmente contraerá la demanda por metales y, particularmente, por cobre. Los analistas señalan que el precio del cobre es un buen indicador de la salud de la economía mundial.

En junio la inflación en la Eurozona alcanzó un máximo histórico de 8,6% en doce meses, frente al 8,1% registrado en mayo. En tanto que Estados Unidos, con 8,6% anualizado en mayo, registra el máximo nivel de precios en cuatro décadas, donde el incremento de los servicios básicos ha jugado un rol relevante en este indicador, el que de persistir generará presión para las decisiones que adopte la autoridad monetaria. Asimismo, el Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos se contrajo 1,6% durante el primer trimestre, constituyéndose en la primera caída del PIB desde el segundo trimestre de 2020, por efecto de la pandemia. A este respecto, la desaceleración del consumo, que representa dos tercios de esa economía, fue el factor más relevante del retroceso del producto, en la primera economía del planeta.

A lo anterior se agrega una considerable caída en los índices bursátiles. En efecto, en Estados Unidos, en los primeros seis meses del año el SP 500 ha caído 21%, el Dow Jones en 16%, Nasdaq en 30%, mientras que en Europa el FTSE en Inglaterra ha disminuido 3%, el Dax en Alemania 20%, el Cac en Francia 17%.

Sin duda que durante junio el comportamiento del precio estuvo marcado por los riesgos macroeconómicos de la economía mundial y su impacto en la demanda del metal, a pesar de que los fundamentos del mercado muestran una producción acotada con bajos niveles de inventarios.

En efecto durante mayo la producción chilena de cobre retrocedió 2,7%, en tanto que en Perú disminuyó 12,6%. Son estos países precisamente los principales productores de cobre del mundo.

Además, el conflicto entre Rusia y Ucrania también ha contribuido a generar incertidumbre sobre el desempeño de la economía mundial.

Asimismo, los problemas que ha generado la cadena de suministros, en términos de costos y tiempos de envíos, es otro factor de riesgo que está afectando el mercado del cobre.

Por otra parte, en China, principal consumidor de este metal, que capta el 52% del consumo mundial, la actividad manufacturera se expandió al mayor ritmo en 13 meses, sin embargo, ello no fue suficiente para evitar la fuerte caída del precio del metal rojo. Además, se debe considerar que los confinamientos en China se han reducido significativamente, lo que debería haber contribuido a soportar la cotización del metal.

En otras circunstancias estas positivas noticias de China habrían elevado el valor del cobre.

En todo caso, hay que estar atentos a la próxima reunión del Politburó, máximo organismo de decisión del partido comunista chino que, en julio próximo, se espera anuncie medidas de estímulo para la economía del gigante asiático.

A este respecto, las autoridades chinas han señalado que mantendrán una política fiscal proactiva y una política monetaria prudente. China mantendrá su política monetaria expansiva el presente año, ya que busca estabilizar el crecimiento y reducir los costos de financiación para las empresas.

Para los principales productores de cobre, como son precisamente Chile y Perú, es muy importante el precio de este metal, por cuanto un mayor valor en su cotización dinamiza sus economías.

En efecto, en Chile, por ejemplo, por cada centavo de dólar promedio anual que aumenta la cotización del cobre, incrementa sus ingresos en US$125 millones por exportaciones y el fisco en US$60 millones por concepto de excedentes de Codelco y tributación de la minería privada.

En síntesis, diría que hay que tener cautela y estar atentos a las decisiones que adopten los bancos centrales, particularmente de Estados Unidos y Europa, pues las medidas que determinen, naturalmente, incidirán en el comportamiento futuro de la economía mundial y en consecuencia en el mercado del cobre.