Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

Sustentabilidad en el Poder Judicial: un reto que muestra grandes avances en Biobío

En materia de sustentabilidad y sostenibilidad en el Poder Judicial son una realidad silenciosa pero concreta, como es el caso del tribunal de Familia de Yumbel cuyo edificio cuenta con la acreditación Leed Platinium, una certificación internacional que otorga el Green Building Center.

 

“Educar para transformar”: un precepto que, si bien ha sido utilizado en múltiples instancias como una eficaz herramienta para generar cambios sociales a mediano o largo plazo, refleja el espíritu que Eduardo Brown quiso imprimir al Programa de Sostenibilidad que se encuentra en desarrollo en la jurisdicción del Biobío del Poder Judicial, como una forma de contribuir a los efectos del cambio climático, desde los propios lugares de trabajo.

Lo anterior, tras adherir a la iniciativa Estado Verde del Ministerio de Medio Ambiente, la que apunta a establecer el compromiso de las instituciones y sus funcionarios con medidas de sostenibilidad como el uso eficiente de la energía, la gestión de residuos y combustible y el ahorro de papel, no solo dentro de los propios lugares de trabajo, sino también hacerlo extensible, como consecuencia, a cada uno de los hogares.

     La decisión del Poder Judicial de avanzar en esta materia se concretó 2019 con la firma de un convenio con el Ministerio de Medioambiente,  “y el primer tribunal en sumarse fue el de Cañete”, destaca Eduardo Brown, administrador zonal de la Corporación Administrativa del Poder Judicial Concepción.

   Desde entonces y a la fecha, la Jurisdicción Biobío ya ha incorporado al convenio los edificios de los Juzgados de Familia de Tomé y Yumbel, el Juzgado de Letras de Cañete, el Tribunal Oral en lo Penal de Los Ángeles y la Corporación Administrativa del Poder Judicial Zonal Concepción. En todos ellos se está avanzando en el proceso de recopilación de antecedentes a objeto de generar el “plan institucional”,  que se requiere para la pre-acreditación que toma un periodo de seis meses.

REGION PIONERA

El programa tiene dos etapas. La primera es la realización del convenio comenzando por el diagnóstico y la segunda es la acreditación como tal, detalla el ejecutivo. “En la primera etapa se vieron aspectos como los consumos de papel, de energía, la gestión de residuos, gasto de combustible y uso eficiente del agua, y la necesidad de optar por productos que sean reciclables hasta instalar bicicleteros en los tribunales y basureros para la disposición de los distintos residuos”.

Si bien este plan se inició en 2019 en el marco del convenio con el Ministerio de Medioambiente, la Jurisdicción de Concepción- bajo cuya administración hay 44 tribunales, más la Corte de Apelaciones de Concepción y los tribunales mixtos (aquellos que tienen todas las competencias) – la región del Biobío ya había sido pionera en su compromiso con la sostenibilidad, siendo la primera en su implementación a nivel de regiones. 

  Asimismo, y como otra manera de reforzar el cumplimiento de este programa se creó recién en marzo pasado el Comité de Sostenibilidad de la Región del Biobío, compuesta por jueces y funcionarios administrativos, encargado de liderar las acciones de Sostenibilidad dentro de la Jurisdicción. 

   En esa línea, el Comité espera dentro de este año, no solo llevar a cabo acciones dentro de sus tribunales y edificios, sino también expandirse a la comunidad de la región e incluso del país, explica Eduardo Brown.

CERTIFICACIONES INTERNACIONALES 

Los avances en la región del Biobío en materia de sustentabilidad y sostenibilidad en el Poder Judicial son una realidad silenciosa pero concreta, hace ya unos años. Es el caso del tribunal de Familia de Yumbel cuyo edificio cuenta con la acreditación Leed Platinium, una certificación internacional que otorga el Green Building Center con sede en Washington que así lo certifica, constituyéndose en el único edificio público en América Latina y Chile que cuenta con dicho reconocimiento. En tanto, el Centro Judicial de Tomé, ya cuenta con su Certificación Leed Gold. 

   El edificio de Yumbel se provee de energía mediante paneles fotovoltaicos, dispone de un sistema de aislación hermético que disminuye las pérdidas de calor y eficienta la climatización, su diseño mejora la  iluminación y el consumo de agua incorporando su posterior tratamiento. Cuenta con un buen sistema de gestión de residuos a través de un Punto Limpio con contenedores diferenciados para papel, vidrio, plásticos y latas.

Finalmente, Brown destaca la importancia del compromiso de las personas en materia de sostenibilidad, partiendo por las llamadas “3R” (reducir, reutilizar y reciclar) no solo en el lugar de trabajo, sino aplicándolo en sus hogares en la medida de lo posible, a través de medidas como preferir el uso de luces led o de bajo consumo, instalar aireadores en las llaves de baños y cocinas, y utilizar cuando sea posible las bicicletas o el transporte público. 

  “Si bien lo anterior no es una obligación, pero en la medida que cada uno realice una pequeña acción es un gran aporte al cuidado del medio ambiente y la sostenibilidad”.