Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

Los cascos para motociclistas deben ser cerrados, integrales y homologados

Según la OMS, utilizar un casco de buena calidad puede reducir el riesgo de vida en un 42% y el sufrir traumatismos graves en un 69%.

A la hora de equiparse para subir a una motocicleta, ¿Puedo comprar un casco usado? ¿Cómo elijo la talla? ¿Cómo sé si un casco está homologado? Son muchas las dudas o desconocimiento que existe en esta materia. 

   “El casco es el elemento de seguridad más importante a la hora de andar en moto. Este accesorio es una barrera que previene el contacto directo de cualquier objeto con el cráneo. El casco puede absorber parte del golpe, reduciendo la aceleración del cráneo y el movimiento del cerebro. Es por esto por lo que debemos saber elegir un casco seguro antes de subirnos a una moto” señala Sebastián Moya, de la Academia Moto Chile y vocero de Honda.

   Por lo mismo, y tomando en consideración que el año pasado se vendieron 77.225 motocicletas desde 2021, el experto comentó que una de las primeras cosas a tener en cuenta a la hora de comprar un casco es que esté homologado. 

ACREDITAR

  “Este proceso, realizado por el Ministerio de Transportes, acredita que el casco cumple con las características y especificaciones establecidas por la normativa nacional, verificando el cumplimiento de alguna de las de las certificaciones internacionales reconocidas en nuestro país: europea, japonesa o estadounidense. Para saber si un casco está homologado, sólo tienes que buscar la etiqueta adosada en el casco y escanear el código QR contenido en su interior.

   Sobre talla correcta del casco, el especialista mencionó que “gran parte de la efectividad de un casco depende de la correcta selección que se realice de él, sobre todo de su talla y correcto calce. Un casco que queda suelto puede salirse en un accidente, y uno muy apretado puede causar molestias excesivas a quien lo usa”.

   Como no existe un casco que sirva para todos los motoristas es muy importante probar distintos modelos y marcas antes de realizar la compra. Algunos consejos para tener en consideración son que una vez que lo tenga puesto verifique que no te aprieta demasiado, si por causa de una presión excesiva causa dolor en alguna parte debe pasar a una talla más u otro modelo de casco. Es recomendable que la espuma frontal presione los pómulos, ya que el uso, sudor y presión del viento hacen que se deforme y pierda su consistencia.

   Añadió que no utilizar cascos que estén fabricados con otro propósito, como los de competición de la disciplina de “enduro” o de “pista”, que a pesar de su excelente fabricación, están diseñados en su mayoría de materiales que no resisten a altas velocidades o las múltiples golpes producidos por una caída en un lugar sin riesgos controlados (la calle). En definitiva, no va en el precio, no siempre lo más caro es lo mejor, considerar sus materiales, compuestos y el verdadero propósito por el cual fue fabricado.

INTEGRAL

   “Así como podemos encontrar distintas tallas de casco, también existen variaciones en los diseños. El más seguro es el casco integral, ya que una sola pieza cubre por completo la cabeza protegiéndola en su totalidad, siendo este el recomendado para absolutamente todos los usos, ya sea cortos, medianos o largos trayectos, independiente de la velocidad, siempre será el tipo de casco que merece ser usado en todos los motociclistas; sostiene Sebastián Moya. 

   Finalmente, el vocero Honda aclara, existen los “cascos modular o convertible”, una alternativa al casco integral, presenta mayor comodidad que éste en la ciudad, ya que a velocidades menores se suele abrir la parte frontal y que representa un claro riesgo de exposición para el motociclista. 

 

tradejavier71@gmail.com