Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

Empleo en la Región del Biobío se mantiene estable

De acuerdo a expertos, la mayor apertura y el reingreso de mujeres al mundo laboral ha ayudado a los números. Desempleo llegó al 8,3% en el trimestre enero-marzo 2022.

Sin duda que la mayor apertura de la economía y la rapidez en la vacunación ha traído consigo un estímulo al empleo, lo que queda reflejado en que los desocupados disminuyeron en 7,8% en la comparación interanual, lo que significó 5.081 personas menos en esta condición y los ocupados presentaron un crecimiento interanual de 6,8%, equivalente a 42.662 personas más, influenciado por las mujeres (11,7%), y los hombres (3,6%) según la tasa de desocupación de la Región del Biobío del trimestre móvil enero-marzo de 2022 entregada por el Instituto Nacional de Estadísticas, (INE).

De acuerdo al organismo, la cifra de ese periodo fue de 8,3%, cifra que disminuyó 1,1 puntos porcentuales en doce meses, explicado por el incremento de la fuerza de trabajo (5,4%).

Si bien el guarismo regional fue superior al nacional (7,8%), se apreció que los sectores que más incidieron en el ascenso de los ocupados fueron Construcción (28,2%) y Transporte (35,4%). Asalariados formales (6,4%) y Asalariados informales (11,8%) fueron las categorías que más influyeron en el ascenso de los ocupados. 

INCERTIDUMBRE

Para Daniela Catalán Ramírez, académica de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad San Sebastián, más que estabilización en las cifras, se observa un crecimiento en el empleo desde mediados del año 2021, por las menores restricciones de desplazamientos, inoculación de la población y estímulo fiscal. En este contexto de incertidumbre e inflación elevada, la recuperación del empleo es un factor favorable.

Carlos Smith, economista del Centro de Estudios de Economía y Negocios de la FEN de la Universidad del Desarrollo

Carlos Smith, economista UDD

“Las mujeres volvieron paulatinamente a reintegrarse al mercado laboral; en esto es clave el mayor tiempo que pueden destinar al trabajo, no teniendo que estar dedicadas al ciento por ciento al cuidado de los hijos y las labores domésticas. 

Sumó que el actual escenario no es del todo favorable nacional e internacionalmente, por lo tanto, existe una inestabilidad constante en el mercado del trabajo, que puede generar en el corto a mediano plazo, un desempleo involuntario mayor al actual.

Carlos Smith, economista del Centro de Estudios de Economía y Negocios de la FEN de la Universidad del Desarrollo, agregó que se ven los efectos del crecimiento económico que, pese a que cada vez es menor, generan más puestos de trabajo y aún hay efectos de la época estival, donde se crean más empleos. Sin embargo, la velocidad de creación de empleos irá a la baja por las expectativas de crecimiento e inversión. Por el lado de las mujeres “se ha generado más conciencia de la importancia y el aporte que hacen en distintos sectores. Incluso se han abierto nuevos espacios que antes eran ocupados por hombres, pero la apertura de los colegios ayuda que muchas empiecen a postular a estas opciones y recuperar los que se han perdido”.

Mientras que Ariel Yévenes, economista del Observatorio de Corbiobío, sumó que, si bien la tasa de desocupación de la Región del Biobío muestra una disminución de la desocupación lo que en general podría constituir una buena noticia, hay tres elementos que tienden a ensombrecer este panorama.

Ariel Yévenes, economista del Observatorio de Corbiobío

Ariel Yévenes, economista del Observatorio de Corbiobío

DÉCADAS

“En primero, es que la actual tasa del Biobío es medio punto porcentual superior a la tasa de desocupación nacional, lo que a estas alturas ya es un rasgo estructural de nuestra economía regional, revelando un cierto grado de estancamiento relativo que por décadas ostenta nuestra región, respecto del comportamiento económico país”, apreció.

En segundo lugar, dijo que se revela una coyuntura preocupante, donde la desocupación regional viene escalando de manera importante desde el trimestre móvil octubre – diciembre de 2021, donde se registró una tasa de 6,6% y en un escaso tiempo la tasa regional de desocupación se ha incrementado en 1,7 puntos porcentuales y, si bien esto recoge un rasgo relacionado a la evidente estacionalidad de nuestra actividad económica, lo preocupante es la velocidad del incremento en la desocupación, que podría estar revelando que el efecto de las reaperturas de actividad post restricciones de pandemia, ya han ido perdiendo su efecto recuperador de empleo.

Y finalmente da cuenta de los riesgos que se enfrentan en los próximos periodos, marcados todavía por una incertidumbre que tiene muy estancada la inversión privada que, si bien es un ámbito que concierne al país en su conjunto, se percibe regionalmente en la carencia de grandes proyectos que sean generadores de empleo, lo que podría llevar a tasas de desocupación bastante más elevadas para los meses venideros. En este sentido, se requiere un reimpulso decisivo de la inversión, con miras a generar empleo de calidad que sea sostenible en el mediano y largo plazo.

Chef, cocinero junto a equipo. emprendedor

tradejavier71@gmail.com