Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

Gremios locales discrepan sobre idea de declarar el 2 de mayo como feriado

De cara al Día del Trabajador el próximo domingo 1 de mayo y tras la idea del diputado Héctor Barría (DC) que plasmó en un proyecto de ley que pretende que el día laboral siguiente, es decir, el lunes 2 de mayo, sea declarado como feriado, los gremios productivos de la Región del Biobío discreparon en general de dicha propuesta. La idea es que la medida además ayude al comercio y al turismo interno, según argumentó el parlamentario.

 

Alfredo Meneses

La petición se materializó hoy en un proyecto de ley y una propuesta de resolución. «Apelamos a que esta fecha no se pierda, no pase inadvertida, dado que a partir de este año se están retomando muchas de las actividades presenciales y teniendo en cuenta que el feriado del 21 de mayo será un día sábado, creo que es necesario colocarlo sobre la mesa en una sociedad que al reencontrarse se ha visto un poco agitada, viendo la situación de los colegios, el tema por el que están pasando los profesores y creo que es necesario un respiro en esa línea», dijo el parlamentario a La Tercera.

Alfredo Meneses, gerente general de la Asociación de Exportadores de Manufacturas (Asexma Biobío) gremio que representa a la Pymes, dijo que cuando Chile ya tiene un serio problema de productividad y recién saliendo de una pandemia, por lo tanto, un día más de feriado evidentemente que afecta la productividad y los indicadores a nivel país. Entendiendo el sentido esta idea me parece que no es aconsejable. Hoy día más que nunca se requiere tomar las actividades laborales. El comercio requiere de un incentivo permanente respecto del consumo, y un día feriado más afectaría sin dudas los indicadores, y entendiendo por ejemplo que el sector turismo se pudiese ver beneficiado, pero creo que hoy día las señales deben ir por el lado de incentivar el reincorporarnos a las actividades laborales y presenciales.

 

PROCESO DE RECUPERACION

Humberto Miguel Cerda

Coincidente con ello, Humberto Miguel Cerda, presidente de la Asociación de Empresas del Biobío (Asem) agregó que “nuestra economía está aún en un proceso de recuperación después de 2 años muy duros para muchos sectores como el gastronómico, comercio etc , por lo que hoy no es recomendable un día más de feriado. Es bueno que el Día del Trabajo coincida con el domingo, ya que se podrá festejar tranquilamente y sin afectar la normalidad de las diferentes actividades comerciales y productivas”, sentenció.

A juicio la Cámara de la Producción y del Comercio (CPC Biobío) “nos parece relevante que, así como el Congreso se preocupa de definir feriados, también lo haga con iniciativas que fomenten el desarrollo del país, la creación de empleo, creación de nuevas empresas y la inversión. En este punto es donde de repente extrañamos la misma preocupación que existe por crear feriados”, dijo su presidente Álvaro Ananías.

Álvaro Ananías.

Precisó que el gremio tiene una posición favorable, “porque entendemos que es una fecha especial en la que se reconoce a los trabajadores, no es cualquier feriado, por lo tanto, no tenemos mayor problema en la propuesta del gobierno”.

Sin embargo, agrega que “no podemos obviar que este feriado impactará negativamente en el resultado económico del mes, porque se agregará un día no trabajado, entonces eso genera un efecto negativo y si ese efecto lo consideramos en el contexto económico actual nosotros como gremio sentimos que es pegarnos en meses difíciles, pero dado que entendemos la importancia de esta fecha nos parece que es evaluable”.

QUE DICEN LAS CIFRAS 

Claudio Parés

Desde el punto de vista de las cifras, el economista de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad de Concepción, Claudio Parés, el costo de un feriado depende del día de la semana del que se trate. En promedio, un día feriado reduce un 0,25% la actividad económica mensual (medida por el Imacec).

“El problema es que un lunes es un 0,29% más productivo que un domingo (tomado como referencia), por lo que, al hacer que un lunes sea feriado, perdemos un 0,25% más el 0,29% de ese día, es decir, un 0,54%. En cambio, si sacrificamos un viernes, la pérdida será solo el 0,25% inicial. De hecho, si consideráramos que al dar el viernes se perdería también el sábado, la pérdida sería incluso menor que la de un lunes (0,5% versus el 0,54%), pero la señal política sería algo difusa y las cifras son demasiado «justas» como para sostener que el cálculo no tiene errores. Además, puede que estas cifras hayan cambiado levemente desde su cálculo (2018). No obstante, la idea central es que un día feriado podría costar US$120 millones (si es lunes) versus los entre US$60 y US$100 que cuesta un viernes (si consideramos o no el «sandwich» del sábado).

Finalmente, precisó que, en cualquier caso, el país deja de producir una cifra considerable en una época en la que lo que más se necesita es recuperar el tranco productivo.