Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Entrar.

Indap Biobío busca fortalecer el turismo rural en Isla Mocha

Actualmente, el Programa de Desarrollo Local (Prodesal) apoya a 114 usuarios quienes se dedican además de la pesca, a la agricultura, ganadería, artesanía y turismo rural.

 

  Con una hermosa variedad de bosques, cubierta de árboles nativos y playas cristalinas, Isla Mocha -frente a las costas de la provincia de Arauco, se posiciona como uno de los atractivos turísticos más llamativos de la Región del Biobío. Para llegar, una de las alternativas más rápidas es la avioneta, que sale desde Cañete o Tirúa.

  Sus cerca de 800 habitantes se dedican principalmente a la pesca, turismo, agricultura y ganadería, donde actualmente el Programa de Desarrollo Local (Prodesal)- convenio entre el municipio de Lebu y el Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap)- apoya a 114 usuarios con asesoría técnica e inversiones. 

Así, y como usuarios de Indap, pueden solicitar créditos para proyectos de gestión predial, infraestructuras agrícolas y mecanización.

   En este contexto, el director de Indap Biobío, Odín Vallejos, visitó por cuarta vez la Isla Mocha para ver en terreno los avances de los programas apoyados por la institución, donde se reunió con agrupaciones de ganaderos, agricultores, artesanos, y juntas de vecinos. 

  “Tras reunirnos con agricultores, dirigentes y el equipo técnico del Prodesal de la isla, pudimos visualizar como la pandemia ha afectado el fortalecimiento de los rubros, en especial el turismo rural”, indicó el titular de Indap.

  Agregó que “nuestro desafío como institución es volver a posicionar el turismo rural de la Isla Mocha, con toda su historia, mitos, leyendas, circuitos turísticos, gastronomía y alojamiento, dándolo a conocer a la Región y el país, como una alternativa diferente a cargo de usuarios de Indap Biobío”.

   Entre los atractivos que se pueden conocer se encuentran las emanaciones de gas natural al sur de la isla que parecen flotar en la superficie del agua, al ser encendidas con antorchas a cualquier hora, una experiencia única e inolvidable que no se repite en ningún otro lugar del país y que puede ser complementada con cabalgatas o visitas a la playa para recolectar productos del mar.

LLAMAS SOBRE EL MAR

   Luis Astete, emprendedor turístico, pescador, agricultor y usuario del programa Prodesal Isla Mocha, indicó que a través de su emprendimiento familiar “Isla Mocha Punta Sur“, ofrecen esta maravillosa experiencia de “llamas sobre el mar” y todo tipo de actividades y servicios para el visitante. “Incluimos los traslados desde el aeródromo, alojamiento, gastronomía tradicional, cabalgatas, visita a los senderos de la isla, y a las emanaciones de gas en el mar, que permitirá al turista vivir una experiencia inolvidable en un entorno privilegiado”, aseguró el emprendedor.

    Otro punto para disfrutar en familia es el camping «Tía Peta», que cuenta con un amplio lugar para acampar con comedores y baños por $5.000 por persona. “Todo esto se puede complementar con arriendo de bicicletas, compra de productos como: pan amasado, huevitos de campo, y verduras de temporada; rodeados de tranquilidad, playas y parajes hermosos”, afirmó su dueño, Juan Guzmán.

    En otro sector de la isla, María Valenzuela, artesana de conchitas de mar y lana, ofrece una gran variedad de productos para los turistas. “Llevo años trabajando la artesanía en lana y conchitas de mar, y al parecer a los visitantes les gustan porque siempre vuelven a mi negocio que se ubica en la parcela 4”.

RESERVA ISLA MOCHA

   Otro de los atractivos del territorio es la Reserva Isla Mocha, creada el año 1988. Cuenta con diversos senderos rodeados de un hermoso paisaje natural de 2.200 hectáreas, administradas por la Corporación Nacional Forestal (Conaf).

    Uno de los guardaparques del lugar, Francisco Astete, detalló que «la reserva cuenta con bosques centenarios, predominado por olivillos, arrayanes, laureles. También, tenemos especies endémicas, como la fardela blanca, especie migratoria-pelágica, que sólo se encuentra en Isla Mocha y en la Isla Juan Fernández».

    Con una superficie cercana a los 48 km2, Isla Mocha está llena de aventuras, con un rico tesoro cultural y natural para visitar en la Región del Biobío.