Trade-News Digital News
Actualidad Economía Noticias del Día

Banco Central prevé expansión de hasta 9,5% para este año, pero con más inflación

Buenas proyecciones trajo para este año trajo el segundo Informe de Política Monetaria del Banco Central (IpoM), aunque para el próximo y subsiguiente, las cifras anticipan un escenario menos favorable.

 De acuerdo con el informe, el crecimiento esperado para este 2021, aumenta de forma importante a un rango entre 8,5 y 9,5%, por sobre las estimaciones del Banco Mundial que lo elevaron a 6,1%.

   El instituto emisor, detalla que “la recuperación de la actividad ha sorprendido positivamente en los primeros meses del 2021, reflejando

el fuerte impulso macroeconómico y la mejor adaptación de la economía a las restricciones sanitarias”. 

    Agrega que “el consumo privado ha aumentado con fuerza, alimentado por los retiros de ahorros previsionales y las masivas transferencias fiscales. A ello se agregan las reformas recién aprobadas, con lo que la expansión fiscal será significativamente superior a la prevista en marzo. La suma del mejor desempeño reciente y el aumento del impulso al gasto, en un contexto de condiciones externas más favorables, llevan a un importante aumento del crecimiento proyectado para este año”. 

LAS ALERTAS

     Aún con estos avances y perspectivas más positivas de recuperación, la percepción general se mantiene marcada por la evolución de los contagios y las cuarentenas, el importante rezago de algunos sectores, las fragilidades en el mercado del trabajo y la persistencia de una alta incertidumbre, advierte el IpoM. “El mercado financiero ha reaccionado al conjunto de desarrollos locales, y se observa un aumento de las tasas largas mientras sus símiles externos permanecen estables, una caída de la bolsa y aumentos moderados del riesgo soberano”. El mayor crecimiento del 2021 adelantará el cierre de la amplia brecha de actividad que generó la crisis del Covid-19, lo que hará menos necesario que el impulso monetario apoye la recuperación de la economía, por lo que éste debería comenzar a moderarse antes de lo previsto en el IPoM anterior”.

   Según estiman los expertos del ente rector, esto evitará que un aumento de la inflación, actualmente en torno a 3,5%, eleve el costo de la vida y erosione el poder de compra de los hogares más afectados por la crisis. Aun así, anticipa que, en el escenario central, la Tasa de Política Monetaria (TPM) estará por debajo de su nivel neutral durante todo el horizonte de política, apuntalando un proceso de recuperación que seguirá enfrentando importantes desafíos.

MÍNIMOS COMUNES

    Los retiros de los ahorros previsionales y las masivas transferencias fiscales han sido un determinante importante del dinamismo del consumo privado, que ha liderado el alza de la economía. En el primer trimestre el consumo privado creció casi 5% anual, con un aumento del gasto en durables cercano a 50%, en el que destacó el incremento de la compra de artículos tecnológicos y automóviles. Información del comercio minorista, ventas de supermercados y boletas electrónicas muestra que el consumo de bienes continuó dinámico durante abril y mayo. El gasto en servicios, aunque ha recuperado parte de su caída del año pasado, sigue mostrando tasas de variación anual negativas, reflejando la persistencia de las restricciones sobre su oferta.

     En el primer trimestre, la formación bruta de capital fijo tuvo un leve crecimiento anual, determinado por la recuperación del componente de maquinaria y equipos —que creció 21,5% anual. El ítem de construcción y obras, en cambio, tuvo una caída del orden de 10% anual, ante la mayor lentitud y aplazamiento de obras en el contexto de la pandemia.

    Desde el IPoM anterior (marzo) se han ampliado los beneficios para los hogares y pequeñas empresas y las medidas recién aprobadas los vuelven a incrementar. En la segunda mitad de abril, el Gobierno anunció el

fortalecimiento del bono a la clase media y del Ingreso Familiar de Emergencia, junto con un bono complementario para quienes no tenían fondos disponibles en sus cuentas de AFP. Por su lado, el Congreso aprobó un tercer retiro de ahorros previsionales, que incluye un “anticipo de beneficios” para los pensionados con rentas vitalicias. Además, en el contexto de la Agenda de Mínimos Comunes, se acaba de aprobar una sustancial extensión y ampliación de las transferencias, incluyendo un Ingreso Familiar de Emergencia ampliado en su valor y cobertura, y que llegará a más de 15 millones de personas durante los próximos cuatro meses, además están en discusión subsidios y beneficios tributarios para micro y pequeñas empresas.

DÉFICIT ESTRUCTURAL

     Respecto a lo anterior, el Banco Central precisa que “la suma de estas iniciativas hará que el crecimiento del gasto fiscal llegue a cifras en torno a 25%  nominal en el 2021, lo que se compara con el 5% considerado en el IPoM de marzo. Esto llevará a exceder significativamente el déficit estructural programado para el año, lo que el Gobierno formalizaría invocando una “cláusula de escape” de las metas fiscales comprometidas. Aunque aún no se cuenta con nuevas proyecciones oficiales, parece evidente que, pese a las mejores perspectivas para la actividad, este año el impulso fiscal no sólo superará lo previsto, sino que será significativamente mayor que el del 2020.

CRECIMIENTO E INFLACIÓN

En relación al crecimiento esperado para este año de entre 8,5 y 9,5%, cerca de dos tercios de la diferencia con la proyección de marzo se explica por las medidas de impulso al gasto, y el tercio restante, por el mejor inicio del año y adaptación de la economía. 

    Las masivas transferencias fiscales y la aprobación del tercer retiro de ahorros previsionales llevan a proyectar un crecimiento anual del consumo privado en torno a 15% (12% en marzo). A su vez, la formación bruta de capital fijo aumentará 11,4% en el año, mientras las exportaciones totales crecerán algo más de 1%. En este escenario, el cierre de la brecha de actividad será más temprano que lo estimado anteriormente.

   El mayor impulso al consumo, en un contexto de cierre más pronto de la brecha de actividad y aumentos de las presiones de costos, eleva las proyecciones de inflación. La inflación subyacente cerrará el año algo por debajo de 4% anual. El alza de los precios de la energía seguirá dominando el componente volátil.

     Así, tras alcanzar valores superiores en el segundo semestre, en diciembre del 2021 la inflación anual del IPC total será 4,4%. En el 2022 y el 2023, en la medida que el impulso fiscal y monetario vaya normalizándose, la inflación convergerá hacia 3%, para permanecer en ese valor hacia el fin del horizonte de política, el segundo trimestre del 2023.

Artículos relacionados

“El 5G exige llegar casi a 30 mil antenas en todo el país”

Javier Martínez

Las posibilidades de las criptotecnologías más allá del Bitcoin

Franco López

Realizan principal encuentro internacional para sector pesquero y acuícola en 2021

Equipo Trade-News

Avanzan hacia el primer Distrito de Innovación en Salud

Equipo Trade-News

Biotrén gratuito hoy

Equipo Trade-News

Pymes y economía digital. ¿Una nueva oportunidad?

Columnistas TradeNews

Deja un comentario